G. H. Hardy. Apología de un matemático.

mayo 27, 2019

GH Hardy, Apología de un matemático

El libro se compone de dos partes casi similares en tamaño. El prólogo de Snow, que nos habla de la vida de Hardy, incluyendo multitud de anécdotas de primera mano, puesto que fue buen amigo del matemático. Y la apología de Hardy, en el que defiende las matemáticas. Confieso de entrada que me gustó más la primera.

Hardy fue un matemático de nivel, con sus manías -como es habitual en los genios en esta materia- pero que quedó opacado por su relación con Ramanujan, un genio natural todavía más excéntrico que el propio Hardy. En este libro defiende la utilidad de las matemáticas inútiles (todavía no podía saber que en pleno siglo XXI eso no existe y que incluso la teoría de números ha encontrado aplicaciones prácticas).

En el prólogo encontramos un contexto de esta apología que ha envejecido mejor, porque funciona como una minibiografía escrita con ternura y muy cercana. La combinación de los dos nos da un libro breve pero sabroso acerca de cómo y por qué los matemáticos hacen matemática.

Recomendable.

Si la curiosidad intelectual, el orgullo profesional y la ambición son los incentivos dominantes en cualquier investigación, entonces es indudable que nadie tiene una mejor oportunidad de ver gratificado su trabajo que un matemático. Su materia es la más estimulante de todas; no hay ninguna otra en que la verdad juegue tan extrañas bromas. Tiene la técnica más desarrollada y fascinante y proporciona un sinfín de oportunidades de mostrar las más completas habilidades profesionales. Finalmente, como la historia prueba abundantemente, los logros en matemáticas, independientemente de su valor intrínseco, son los más perdurables.
Podemos ver esto incluso en civilizaciones protohistóricas. Las civilizaciones babilónica y asiría han perecido; Hammurabi, Sargon y Nabucodonosor son hoy nombres vacíos, pero las matemáticas babilónicas son todavía interesantes y el sistema sexagesimal de numeración se utiliza todavía en astronomía. Aunque, por supuesto, el ejemplo más crucial nos lo proporcionan los griegos.
Los griegos son los primeros matemáticos, todavía hoy «vigentes» entre nosotros. Las matemáticas orientales pueden ser una curiosidad interesante, pero las matemáticas griegas son la auténtica realidad. Los griegos utilizaron por primera vez un lenguaje matemático que todavía los matemáticos de hoy pueden entender; como Littlewood me dijo una vez, no son colegiales listos o candidatos a becarios, sino «catedráticos de otra universidad». Así pues, las matemáticas griegas «perduran» más incluso que la literatura griega. Arquímedes será recordado cuando Esquilo haya sido olvidado, porque las lenguas mueren y las ideas matemáticas no.
La «inmortalidad», signifique lo que signifique, puede ser una palabra absurda, pero un matemático tiene, probablemente, la mejor oportunidad de alcanzarla.
Tampoco debe temer seriamente que el futuro sea injusto con él. La inmortalidad es a menudo ridicula o cruel: pocos de nosotros escogerían ser Og, Ananías57 o Galio. Incluso en matemáticas, la historia juega a veces extrañas pasadas. Rolle58 figura en los libros de texto de cálculo elemental como si hubiera sido un matemático de la talla de Newton; Farey es inmortal porque no consiguió comprender un teorema que Haros había demostrado perfectamente catorce años antes; los nombres de cinco respetables noruegos todavía figuran en la Vida de Abel, debido a un acto estúpido realizado sumisamente a costa del hombre más grande de su país. Pero vista en conjunto, la historia de la ciencia es justa y esto es particularmente cierto en matemáticas. Ninguna otra materia tiene pautas de valoración tan claramente definidas y tan unánimemente aceptadas; y las personas que son recordadas son casi siempre las que lo merecen. La fama matemática, si se tiene el dinero en efectivo para pagar por ella, es una de las inversiones más firmes y sólidas.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.