Fallece Francisco Umbral

agosto 28, 2007

Acabo de leerlo en El País. Me gustaba como escritor, me encantaba como articulista, pese -o por- sus excesos estilísticos y verbales. En el imaginario será recordado siempre por su frase Yo he venido a hablar de mi libro, que puede verse en youtube:

En el mundo están disponibles todas sus columnas: Adios, Umbral.

Que la tierra le sea leve.


Tenemos que tener cuidado con lo que se dice en este Cuchitril. Criticábamos a Rosa Regás y a los pocos días ha dimitido: Regàs deja la Biblioteca Nacional, Regàs dimite. Prometo no volver a meterme con nadie.

19 comentarios

  • arrebatos agosto 28, 2007en11:40 am

    Eso no es nada Palimp. A mi se me han muerto algunos que días atrás había elogiado. Tengo complejo de premio honorífico del Festival de cine de San Sebastián. Aunque con Francisco Umbral no he tenido nada que ver ¡que conste!

  • Palimp agosto 28, 2007en11:48 am

    No te creas, en la foto que me publicaron en la vanguardia:

    http://lepisma.liblit.com/2006/09/05/ataque-de-ego/

    estoy leyendo un libro de Umbral.

  • arrebatos agosto 28, 2007en1:59 pm

    Pues nada, asume tu parte de responsabilidad. Por fortuna, de «mis» cadáveres no quedó constancia escrita de todos, pues algunos los maté con palabras que se llevó el viento, pero pesan sobre mi conciencia Jesús Moncada, Robert Altman y Rostropovich.

    Yo ya hice mi particular acto de contrición aquí, con dolor de los pecados y propósito de enmienda:

    http://arrebatos.blogspot.com/2007/04/palabras-que-matan.html

    Un saludo «compañero de guadaña».

  • arrebatos agosto 28, 2007en2:00 pm

    Ah, por cierto… no hables de mí, ni para bien ni para mal.
    Gracias y por muchos años.

  • mina agosto 28, 2007en3:31 pm

    Regàs me gusta. Se lo comentaba a MeZKaL hace pocos días a propósito de tu post, o sea que a lo mejor soy yo quien tiene el gafe. Creo que fue un soplo de viento fresco, y eso no gustó. Resistió estoicamente a que la criticaran por no ser bibliotecaria (y lo era Racionero? en fin…), aunque tengo entendido que hacía sus horas y deberes. Pero antes de defender en un futuro próximo en el post correspondiente mi percepción subjetiva, me informaré bien de lo que impulsó y dejó de impulsar, y sobre todo de lo que hicieron y dejaron de hacer sus predecesores, y de qué líos de familia hay en este momento en Cultura, que no estoy cómoda hablando sin memoria ni fundamento.

    Hay que tener temple, cabeza y una edad mental como para que si se desautoriza a alguien de la forma que hizo el ministro, al minuto este alguien la dimisión sin más y se regale unas vacaciones del patio cotilla y metomentodo que es este país. Me gusta porque, a mi entender, ha conseguido desautorizar las declaraciones del ministro. Lo que me hace pensar que no ha sido un gesto amañado por las dos partes.

    Mire usté, Umbral tenía su qué oxigenante, pero su estilo no me gustaba nada. Y por estilo entiendo algo bastante amplio.

    Saludines y a ver si nos vemos pronto,

  • pixi-dixi agosto 28, 2007en6:27 pm

    Disparate tras disparate… Regás ¿un soplo de viento fresco? Viento no sé, pero fresca ella, un rato largo. Infórmate bien de su gestión y de su trayectoria antes de hablar con ese estilo irracional-sentimental, más propio de anuncio de ¿a qué huelen las nubes? Recientemente Anakarsis dejó aquí un post con datos fehacientes y rigurosos -de índole bibliotecaria- y yo también añadí una serie de comentarios de prensa bastante concluyentes. Claro, si esperas a que rechacen su tarea Pilar Bardem o Suso de Toro o similares gigantes de la intelectualidad española…, pues no, evidentemente ellos no lo harán. Ya ha dejado RR bien clarito porqué la echan: ¡¡¡¡¡por ser mujer!!!!! Olé tu feminismo rancio, tu excusa de patio de colegio, tu total ausencia de autocrítica. Avergüenza al verdadero feminismo que se digan cosas así. Teclea en Google sobre sus gastos de representación, mientras no se ha avanzado absolutamente nada en microfilmación -a la cola de la cola vamos-, mientras retira la estatua de Menéndez y Pelayo (¿qué le habrá hecho Marcelino?), mientras coloca en la librería de un centro público todos sus libros, los de ella, la gran escritora (acusada vatias veces de corruptelas en entregas de premios, bajo sospecha siempre de amiguismo y colegueo empobrecedor; ha confesado a otro escritor que le iban a dar un premio al que él también se presentaba, con el lógico estupor de éste, que encima tuvo que aguantar su maternalista compasión. No recuerdo en este momento quién era, pero todo ello está en la red, y el susodicho firma con su nombre y lo dice bien clarito: era un premio de literatura de viajes, además. Por cierto, ella misma dice que el jurado le había pedido que guardase discreción cuando se lo comunicaron, pero le faltó tiempo; ¡si es que encima es tonta! o prepotente, que es peor)
    Efectivamente, no era bibliotecaria, como otros que han pasado por la institución, pero le recuerdo que esos pasaron sin ser tan dañinos como ella, que podría decir como el Tenorio: «en toda parte dejé/ memoria amarga de mi». Me parece hondamente reaccionario mantener a gente así en los cargos públicos, en la creencia de que representan la progresía patria, cuando es más bien lo contrario; ha hecho un daño más a Zapatero, y ha tenido que llegar un ministro con la mente un poco despejada -socialista también, por cierto, y quizá con un socialismo más real, atemperado y racional que el de la susodicha- para apartarla de su cargo. A ver cuando llegan a la Biblioteca Nacional buenos bibliotecarios españoles, gente técnica, resolutiva, gestora.
    ¿Que ha conseguido desautorizar al ministro? ¿En qué, hija? Mas bien el ministro la ha desautorizado como es debido, con rapidez y discrección. Si es ella, encima, la que confiesa que ha sido «porque no ha hecho nada en esos años», caso único, creo, en la Democracia, en que un cesado reconozca lo que le han dicho a la hora de retirarle. Temple, cabeza, edad mental… ¿pero de qué hablas? La han cesado, y punto. ¿Con qué cara iba a seguir allí si su minstro no la respalda? Son ganas de decir insensateces.
    Visto lo visto, no me extraña que no te guste Umbral: lo que me preocuparía sería que te gustase.
    Palimp, a ti me dirijo para contarte una intrigante coincidencia: a mi también me sacaron en el periódico de estas tierras -en una entrevista que me hicieron- leyendo ¡un libro de Umbral! ¿No es inquietante?
    Gracias por incluir esa entrevista, ejemplo de su fuerte carácter y su personalidad; creo que es la única persona que ha hecho callar a la pesada de Milá. No tiene desperdicio. Pero claro, esto son anécdotas; otro día hablaremos de su talento literario.

  • antonio salgado nolasco agosto 28, 2007en7:10 pm

    Comenzaba así sus articulos en el Pais (Diario de un Snob): «Iba yo a buscar el pan…….»

  • pixi-dixi agosto 29, 2007en12:14 am

    Pues hermoso comienzo, y desde luego coherente con lo de snob.

  • Anna agosto 29, 2007en10:10 am

    Te dejo un enlace, que engloba a varios, sobre Umbral por si te interesa:
    http://www.nortecastilla.es/prensa/cultura/cultura.html

  • mina agosto 29, 2007en7:58 pm

    En fin, concerniente a Umbral, por suerte la lectura es pura anarquía: a mí no me gusta y punto pelota. Me parece un pelmazo.

    Y me ratifico en lo de Regàs, qué se le va a hacer. Me ha gustado su gestión. Estoy de preexámenes, o sea que no puedo dedicarme a hacer la reseña de la cosa: dadme 2 semanas.

  • pixi-dixi agosto 29, 2007en8:25 pm

    Si usted llama anarquía a la ausencia de criterio… El otro día una conocida mía, madurita, se quejaba de que la dedicación al matrimonio y a los hijos le había impedido dedicarse a escribir un gran libro, o varios. Ella llamaba matrimonio a su vagancia o a su falta de talento. Cada uno se consuela con lo que puede.
    Y si le gusta la gestión de Rosa Regás, debe ser la única persona en España a la que le ocurre, aparte, por supuesto, de la propia RR.

  • mina agosto 29, 2007en9:29 pm

    Y usted se hace leer pixi-dixi quizás por la metedura de pata de la anterior ministra? Que lo suyo huele a chamusquina, oiga…

    Anarquía por la infinitud de interpretaciones (con criterio) posibles, claro. Que no me mamo el dedo y aquí no usted no es el único ser racional. Hasta ahora le había dado crédito, pero las descalificaciones gratuitas le descualifican. Vaya con viento fresco, oiga.

    Lo siento, Juampa, pero este señor no firma con página web propia donde acudir y seguir la «conversación».

  • Palimp agosto 29, 2007en9:35 pm

    Haya paz. Aquí se admiten todas las opiniones, pero procuremos expresarlas desde el buen rollo. Que esto no es trifulcas.com.

    Por otro lado no tengo problemas en que se discuta hasta el infinito y más allá; perdón si no hago moderación pero estoy liadillo.

  • pixi-dixi agosto 30, 2007en12:28 am

    He entrado con pixi-dixi por dos ratones muy majos, no sé qué fantasmas tendrá en sus recuerdos sobre ministras. No sé tampoco qué se mama usted. Y no se dice «descualifican».
    De todas maneras he documentado bastante, no exhaustivamente, la tarea de RR. No veo sus motivaciones, o alegaciones, o defensa de esta escritora por parte alguna; defensa que se podría hacer, pero usted no se ha tomado la molestia.
    Se ve en cualquier caso que es muy joven; eso no le descalifica, pero se nota esa mentalidad adolescente del » me gusta» o «no me gusta» y punto, no me tengo porqué explicar, yo me entiendo. Pues eso, se entenderá usted.
    Por cierto, ¿no tenía que estudiar? Estudie, fórmese; eso es una buena cosa.

  • Palimp agosto 30, 2007en12:32 pm

    Creo que se ve que «descualifican» va de broma. Tampoco creo que si hay un escritor que no te gusta haya que dar más razones, incluso puede que no las haya y que solamente no te guste.

    Puedo asegurarle que mina es una persona con una formación excelente.

  • mina agosto 30, 2007en3:55 pm

    En fin, Juampa, gracias por el halago pero ya querría yo.

    Cierto, me percaté de lo de «descualifican» al punto de haber publicado. Fue un catalanismo, lo siento; y en fin, era incoherente además con lo de «calificaciones». Lapsus calami: soy filóloga clásica de primera formación, y la lexicografía una de mis pasiones. Por lo que le reconozco a Umbral un uso bastante preciso de la lengua; pero me parece un pelmazo en cuanto al abordaje de sus temas. No considero que uno sea un gran escritor o tenga razón por el mero hecho de «hablar bien» y hacer metáforas brillantes e imprevistas, hace falta un poquitín más.

    Lo de pixi dixi es una respuesta famosa de la exministra Calvo a un parlamentario del PP. Mi única valoración de la cosa: necesitamos una lengua y unos referentes compartidos para entendernos, y se ve que la lengua clásica (y me refiero al castellano), la de uso formal, ya tiene otros referentes… ;D
    Y no me sabe mal siempre que logren expresar la riqueza de situaciones. En fin, hubo un acoso y derribo a la ministra por este desconocimiento (que lo tiene un 90% de los españoles, y no por ello serían malos gestores), un acoso y derribo como el que está sufriendo Rosa Regás. «La ministra pixi dixi» fue el mote que le quedó. De modo que su mote, y más si lo usa para hablar de cultura, podría tener connotaciones políticas, a mi modesto entender.

    Por lo de RR sí, bueno, resulta que soy bibliotecaria y por lo tanto la cuestión me pilla de cerca. De momento estoy llenando una carpetita con todo lo que se cuece en las listas de distribución de la profesión, porque el tiempo sobrante no es mucho estos días.

    Sólo os adelanto que parte de «la corporación» (con lo que implica el término) de bibliotecarios pide, por una parte, un concurso oposición para el cargo, que se debería adjudicar a un técnico bibliotecario de formación y que haya demostrado ser competente. Pues me da miedo porque opino que lo del principio de Peter abunda. Toda la vida defenderé que lo que debe primar en un director es el criterio (al que se llega , la capacidad de diálogo (si hacer de madre de nadie) Informaré donde toca en unos diez días.

    Me retiro a seguir formándome, hale.

  • mina agosto 30, 2007en4:09 pm

    En el último párrafo me ha quedado la frase cortada. Sería así:

    «Pues me da miedo porque opino que lo del principio de Peter abunda. Toda la vida defenderé que lo que debe primar en un director es el criterio (al que se llega por experiencia vital más que por especialización) y la capacidad de diálogo (sin hacer de madre de nadie).»
    Añadiría honestidad personal y compromiso con su responsabilidad.
    Y que RR lo tiene.

    Y que este verano he sido por primera vez en mi vida directora de una biblioteca, y que lo que me valió más no fue todo lo estudiado, sino mi experiencia como usuaria (de bibliotecas escolares, públicas y universitarias) y, sobre todo, mi experiencia previa de gestión fuera de las bibliotecas. Oir a Regàs hablar sobre su experiencia en la BN (en entrevistas previas a la defenestración), y sobre todo compararlo con lo que previamente habían hecho Racionero y predecesores, confirma mi sensación de lo válida que ha sido para el puesto. La trifulca con Molina el Colérico es desesperante, y el derribo a la que está siendo sometida desde el diario El País es para ver y no creer. Lo del robo de los mapas, como bibliotecaria puedo contar (y Juampa también) el espolio al que estan sometidas todas las bibliotecas y centros similares: no se habla de ello porque 1) es el pan de cada día y 2) las bibliotecas son un servicio público, y sería carísimo (y casi imposible) disponer de medidas de seguridad efectivas. Por eso nadie quiere mojarse para denunciarlo y normalmente (menos cuando interesa defenestrar a alguien) los políticos hacen la vista gorda. Otro rato hablo.

  • pixi-dixi agosto 30, 2007en10:13 pm

    Ya entra usted con criterio y opiniones, me alegra. No me importa ser el primero en disculparme si algo en mis escritos le ha podido ofender de una manera personal; quizá a veces la mordacidad me pierde. De todos modos yo mantenía la discusión, sí, porque no pasa nada por discutir aunque sea agriamente, en unos términos creo que más impersonales, literarios o incluso políticos (si usted cree que se me veía el plumero, pero por ahí me parece que iba un poco desencaminada). Como bien dice, el propio diario El País le está dando bastante caña a RR, y no creo que se le pueda sospechar inclinaciones derechistas, no es La Razón. Lo que me extrañaba es que entrase en un blog literario a decir «Umbral es un pelmazo y RR me cae muy bien». Eso es para una charleta de amigos, pero si se molesta uno en escribirlo para otros hay que justificar un poco, como ahora hace. Y cuando sigue el tema con expresiones del tipo «no me mamo dedo» o «váyase con viento fresco» -que no sé que entenderá usted por ofender de manera personal ni porqué me tengo me ir, ni porqué estoy obligado a tener otro contacto… En fin, yo estoy dispuesto a enfocar la discusión en otros términos, como usted hace hoy. Me alegro que sea bibliotecaria; yo también he sido responsable de biblioteca y ahora trabajo en otra un poco mayor y con mucho movimiento; coincidimos en lo que deseamos para la Biblioteca Nacional. Hoy ya comenta porqué no le gusta Umbral y le reconoce al menos una de las cosas más difíciles en literatura: construir metáforas brillantes. Ve, ya vamos estando de acuerdo en algo. Se le suele reprochar repetirse, escribir siempre el mismo libro, no haber tenido talento para una gran novela y desperdigarse en artículos… Puede ser. Pero para mi es uno de los mejores prosistas del S.XX: si no fuera porque llenaría en exceso este espacio me gustaría introducir párrafos enteros de «Mortal y rosa» o de «Travesía de Madrid». Yo creo más bien que lo mal que cae a mucha gente es lo que les ha retraído de acercarse a sus libros. A mi me pasa a veces al revés; escritores que me parecen tipos estupendos no me gusta cómo escriben. Si hubiésemos conocido a muchos escritores de tiempos pasados, verdaderas malas personas o idiotas redomados en sociedad, nos hubiésemos perdido con ese criterio magníficos libros, alguno de los mejores, incluso. No entiendo a la gente a la que he oído, tras algunas declaraciones desafortunadas de Cela, por ejemplo, decir «he quitado todos sus libros de mi estantería». ¿Qué tendrá que ver?
    Sí sabía lo de la ministra, claro, -era una ironía- pero preferí que se explicara sobre el patinazo que dió aquella lumbrera, que como filóloga clásica, usted, tendrá en su antología humorística. No la descalifica como gestora, no, pero quizá sí como mujer leída, puesta en la cosa, asequible a dejarse aconsejar… no sé. Si no va a tener importancia ninguna, pues que acaben hablando como concursantes de Gran Hermano, ya puestos…
    A nosotros también nos han robado y mutilado cosas; no ha sido por eso, sino por no informar debidamente como debe hacer una persona de su cargo, al ministro, a la policía con la pertinente denuncia… todo eso.
    Le mado un saludo y espero seguir en mejores términos con usted. Quizá tengamos en común más de lo que cree, como pasa casi siempre que ha habido un enfrentamiento, pero a toro pasado.

  • mina agosto 31, 2007en10:20 am

    Dios, había redactado una respuesta quilométrica y el WordPress me ha echado XDD Otro día.

    Resumen: «no estoy de acuerdo». Pero ahora no puedo perder más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.