Enrique Gallud Jardiel. Historia estúpida de la literatura.

abril 30, 2014

Enrique Gallud Jardiel, Historia estúpida de la literatura

Enrique Gallud Jardiel es el nieto de mi admirado Enrique Jardiel Poncela, doctor en filología hispánica, y además de escribir muchos libros de ensayo, también se descuelga con escritos humorísticos, que de casta le viene al galgo.

Este libro es un compendio de parodias, análisis de textos sui géneris, greguerías 2.0 y un sin fin de retruécanos y humor. No todo tiene el mismo nivel de calidad, y hay fragmentos que me han resultado algo repetitivos. Otros, sin embargo, además de geniales me han arrancado verdaderas carcajadas, lo que tal y como va el mundo es muy de agradecer.

El autor tiene buena mano para los poemas humorísticos y en los extractos encontrarán algunas perlas selectas, desde lo que podemos enteder de la gente de pueblo en base a la literatura, hasta como aplicar la inversión a las obras maestras.

Si quieren pasar un buen rato, este es su libro. Muy aconsejable para estudiantes de bachillerato. Excelente reseña aquí: Historia estúpida de la literatura: el humor irreverente de Enrique Gallud Jardiel.

Calificación: Muy bueno (y divertido).

Extractos:
Los de pueblos son tontos
Axioma que se deduce del hecho repetido hasta la saciedad en todo tipo de historias de que, si entre campesinos uno de los hijos no es un animal de bellota sino que muestra cierto grado de sensibilidad y sensatez, al final resulta que no era hijo de los campesinos sino algún príncipe de sangre real que el rey destronado confió al cuidado del leal pueblerino. En niño crece sin saber su origen pero sospechando que ocurre algo raro, porque recolectar algarrobas no le hace feliz. En cuanto se entera de sus orígenes, se larga de allí, abandonando a sus padres adoptivos, y si te he visto, no me acuerdo.

DESCRIBE LAS PARTES DE SU DAMA Y SUFRE CUITAS POR SU AUSENCIA
Son tus ojos de un pardo almibarado
que la miel para sí ya la quisiera;
son del color del coco en la palmera
o del tono que coge el pan tostado.
Tus dientes, un blancor tan nacarado
tienen, como el del hielo en la nevera,
y tus etéreas manos definiera
suaves, como el pescado congelado.
Hacia tus breves pies, desde tu frente,
hebras tantas como ojos tiene Argos
cuelgan, cual de las cañas los anzuelos.
Y así descritos ordenadamente
son pardos, blancos, suaves, chicos, largos
tus ojos, dientes, manos, pies y pelos.

(Greguerías)
El tanga es una braga con problemas de anorexia
Puenting: deporte para suicidas indecisos
La nouvelle cuisine es un mundo donde las hortalizas son anacoretas.
El canguro es el único animal que cobra por horas.

(Antiliteratura)
Los tres mosqueteros
Resulta que la reina de Francia es fiel a su marido y no le gustan los ingleses, porque tiene muchas deudas. Richelieu, por su parte, rige el reino con total honestidad, porque es un hombre muy santo. Los tres mosqueteros y D’artagnan no tienen nada que hacer y se dedican a tomar la sopa boba y a vivir del Estado, como funcionarios que son.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.