El plan B

junio 23, 2008

Compré Los detectives salvajes pensando que era novela negra, para entretenerme. No conocía a Roberto Bolaño -no tenía internet- aunque ya lo debía conocer todo el mundo porque la edición era de bolsillo. Todavía demoré un tiempo su lectura, pero cuando por fin lo empecé, me sentí noqueado.

Es difícil explicar a quien no le gusta leer que encontrar ciertos libros pueda ser el acontecimiento que más recuerdes de un año, pero así es. Agradezco y leo con ilusión la organización del Plan B, que se celebraré este miércoles 25 en el bar Horiginal (C/Ferlandina, 29) a las 20:00 en punto. Todos los detalles en La segona periferia.

Un servidor aparecerá al final porque estaré contando cuentos eróticos en la tienda erótica Desig, sesión a la que están cordialmente invitados. Pero estaremos.

100_3600

5 comentarios

  • Gonzalo Barr junio 23, 2008en4:17 pm

    Sí, sé bien lo que es esa sensación de estar noqueado por un libro. Días, semanas, y hasta años después de la primera lectura uno lo revive. Estos libros son como las buenas inversiones, después de un tiempo ganan interés. A la segunda lectura uno descubre aspectos del libro que no había visto en la primera, es como si al libro le hayan agregado pasajes mientras descansaba en el librero.

  • Gonzalo Barr junio 23, 2008en4:19 pm

    ¡Y buena suerte el miercoles!

  • Yotro junio 24, 2008en2:13 pm

    Hola Palimp,

    Para mí también Bolaño significa un gran descubrimiento. Conocí a él como un personaje en Los Soldados de Salamina por Javier Cercas. Acabo de leer su propio libro de cuentos cortos (con el título inglés de Last Evenings on Earth). Lo que me llama la atención es su manera de intercalar las dudas y las acotaciones del narrador. Así los cuentos parecen más misteriosos y verdaderos a la vez. Si bien tiene un estilo simple, consigue crear, poco a poco, un universo literario que es rico y sutil.

  • Guillermob junio 25, 2008en3:14 am

    Yo he leído dos cuentarios de Bolaño y sus detectives. Lo recomiendo pero, a pesar de toda la fiebre mediática bolañiana que nos invade, no soy uno de esos admiradores sin restricciones, que afirman (y este sinsentido me lo han dicho, con toda la gracia del mundo) que sus obras son perfectas.
    Hay que darle tiempo al tiempo y, mientras eso pasa, leer a Bolaño y formarse cada uno su opinión.
    Me quedo con los que él recomendaba: Marías y Pauls, por ejemplo. Saludos desde Costa Rica.

  • Palimp junio 25, 2008en1:11 pm

    ¡Gracias, Gonzalo! Curiosa sensación ¿verdad? Que un libro te quede en la memoria, en el corazón, durante tanto tiempo.

    Hola Yotro, me alegro que te guste Bolaño. Ahora está empezando a divulgarse su obra en el mercado anglosajón, espero que tenga éxito.

    Guillermob, es cierto que ahora hay mucho ruido con su obra, pero los que lo descubrimos sin referencias estamos limpios de prejuicios positivos o negativos. Yo soy un admirador incondicional, pero hay muchas de sus obras que no me han gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.