Carmen Tiraja. Trece, veintitres, cuarenta y tres.

diciembre 28, 2005

Ediciones el Gato con Botas, 1984. 274 páginas.

Tiraja132343

Mundos imaginarios

Innumerables veces se ha dicho que no se puede juzgar un libro por su cubierta (o las cubiertas por los libros). Nada conocía de esta autora pero la portada era sugerente. Olvidando mi habitual prudencia decidí comprarlo. Como es habitual en mí estuvo esperando en la pila de pendientes hasta que me permití el vicio de indagar en sus páginas.

Estamos ante un libro de relatos un tanto peculiar. No sólo los temas se mueven en una difusa línea entre lo real y lo totalmente fantástico. También es peculiar la estructura, trece relatos que no parecen tener conexión y sin embargo… El erotismo que parece prometer la portada brilla por su ausencia, pero no se echa de menos. Sus cualidades literarias son más que suficientes para poder afirmar que hice una buena compra.

El relato que da título al libro nos habla de los tres vulgares desengaños amorosos en la vida de una mujer aparentemente anodina, pero que nos sorprenderá al final. El relato ‘El camino de alfalfa’ nos hará ver la vida de una granja como si de un experimento de psicodelia se tratara. Acompañaremos al protagonista de ‘Cuando fuí luso’ en un extraño recorrido de unos recuerdos que nunca pudieron ser suyos ¿o no?. Amantes que sólo pueden hablarse con ayuda de drogas, pájaros cuya religión les prohibe posarse en nada y deben volar por siempre y montañas que se suicidan abrumadas por el paso de los siglos completan un volumen donde es difícil delimitar dónde empieza lo real y dónde lo fantástico.

Escrita al margen del realismo mágico o de las tan de moda novelas fantásticas y con una calidad increíble para una autora tan desconocida ha resultado ser una agradable sorpresa y una excelente compra que me permite afirmar que, esta vez sí, podemos juzgar a un libro por su cubierta: Excelente.

(Un día, un libro 261/365)
Escuchando: Pues soy abejuela. Al ayre.

4 comentarios

  • Magda diciembre 29, 2005en3:14 am

    La portada me ha encantado, se parece un poco a lo que pinta Dodó. ¿Está en la contraportada de quien es el cuadro?

  • Palimp diciembre 31, 2005en9:52 pm

    La portada es falsa ( 😛 ), ya te enviaré el link de donde saqué la foto -ahora no puedo porque no estoy en Barcelona-.

  • Vigo enero 3, 2006en7:58 am

    Creo que esto es más difícil que los enigmas de Cristina…
    La ilustración es de Sarah Bishop, y respecto a lo demás lo único que puedo decir, es que Cuando fuí luso me recuerda al título del libro de cuentos de Javier Marías Cuando fuí mortal.

  • Palimp enero 6, 2006en1:36 pm

    Efectivamente la ilustradora es Sarah Bishop y el título está inspirado en el de Javier Marías. Explicaré cuando pueda las trampas ocultas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.