Armand Matias Guiu. Què penses després de fer-ho.

agosto 2, 2012

Armand Matias Guiu, QUè penses després de fer-ho
Quaderns Crema, 1994. 128 páginas.

Para muchos de nosotros el nombre de Armand Matias Guiu (pongo el enlace de la viquipèdia porque en la wikipedia casi no hay información) está indisolublemente unido a los diálogos para besugos. Tenía curiosidad por leer una novela suya, no recuerdo si lo compré de saldo o lo encontré por ahí (últimamente casi no compro libros).

Un adolescente reflexiona sobre lo humano y lo divino después de hacer el amor con su novia.

Novela no se puede decir que sea, por su brevedad y porque es más bien una colección de pensamientos, más o menos acertados o simpáticos. Para tirar cohetes no es, pero a mí personalmente me gustó. La única reseña que he encontrado por ahí: Què penses després de fer-ho la pone de vuelta y media, y si bien es cierto que el libro tiene sus carencias, el problema pueden ser las expectativas que el lector puso en el libro.

Más que el humor, lo mejor es la languidez que desprende. Se lee rápido, así que merece la pena intentarlo.

Calificación: Bueno.

Un día, un libro (335/365)

Extracto:
Vam passar el cap de setmana en un tranquil pis de la plaça Reial, on tenia dues habitacions arrendades. No entraven ni a fer-nos el llit. ¿Per què? Ens servien l’esmorzar, el dinar i el sopar. Eren les àrees de descans. Les vacances. Vaig menjar molt. Mentre menjava, prenia alè.
Els dits em varen quedar sense empremtes. Fins la llengua se’m va fer petita. Vaig acabar fet una pelleringa, en tot sentit.
Les dones ho tenen millor.
Tot ho tenen millor.
No necessiten reavituallaments ni sofreixen despeses quantioses. Uns crits, una lleugera mullena i tornem-hi, que no ha estat res.
Quan l’home malbarata els seus estalvis, ho té malament. Fins que no reposa els béns… de vaga! És un càstig.
Estem mal fets. Aquestes petites coses falagueres, joioses, no haurien d’acabar-se mai. Devia ser per això que els creients antics, els inventors de religions, varen mentalitzar la dona que el sexe, la lascívia, era pecat greu. Si les haguessin deixat fer, com ara, l’home hauria desaparegut de la terra; liquat.
¿Saps una cosa? Als tres dies estava trucant-li per omplir un nou cap de setmana.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.