Andrés Trapiello. Al morir Don Quijote.

octubre 10, 2005

Ediciones Destino, 2004. 412 páginas.

trapiello Al morir don Quijote
Fallido homenaje

Ya se ha comentado otro libro de Trapiello en estas páginas. No estaba mal. Le regalé a mi mujer ‘Las vidas de Cervantes’, y le gustó mucho. Así que al ver este libro en la biblioteca lo cogí con cierta ilusión. Menuda decepción.

El libro comienza justo donde acaba la segunda parte del Quijote. Recoje los personajes y los lanza a andar. Con peor fortuna que otra cosa, porque el libro se me caía de las manos a cada momento y todavía no sé como lo conseguí acabar. Como dijo Arguez, si al hablar no has de agradar, mejor callar. Empecé a leerme el Quijote, en parte, para quitarme el mal sabor de boca de este libro. Les dejo con unas citas porque, como se dice en el Quijote y aquí también, ‘No hay libro tan malo que no tenga algo bueno’.

Dicho eso, abrió una alacena donde guardaba lo menos cien libros, mientras Sancho, sentado frente a la mesa, se admiraba en silencio de ver todos aquellos volúmenes, algunos de tamaño infolio. Y como no era hombre que pudiera estarse callado mucho tiempo, picado como estaba por la curiosidad, acabó preguntando.

—¿Y habréis leído seguramente todos esos libros, señor Carrasco?

—Esa es una de las preguntas más famosas que se les hace a los libros cuando se juntan más de ocho —corroboró alegre el bachiller—, pero unos se leen de la primera hoja hasta la última, y otros, como esos diccionarios, se consultan. Y algunos se compran y no se leen nunca, sino que se espían, y con eso basta, y a otros basta verlos de lejos para saber que no queremos acercarnos más de lo que ya lo hemos hecho, y a otros en cambio nos acercamos y nos hablan de modo que no entendemos. De los no leídos, o no leídos con gusto, lo mejor es llevarlos a los alfarrabistas, zarracatines y aljabibes o darles aceite y usarlos para tapar ventanas. Porque si los libros no han de leerse, ¿para qué querría uno tenerlos al lado? ¿Mantendrías tú en tu casa y alimentarías seis perros si no tuvieras ganado que guardar? Los libros son poco más o menos que un perro. Un libro, si es bueno, te defiende, mantiene lejos al indiscreto y al intruso; y, sobre todo, un libro te da la mejor compañía en los momentos de soledad, melancolía y tedio por los que todos atravesamos, y a diferencia de los amigos un libro, como un perro, se quedará a tu lado todo el tiempo que tú lo precises. Por eso, si un libro no te hace falta y ya no vas a disfrutar de él, lo mejor es darlo a otro o dejar que se vaya, porque lo que se dice del agua, puede decirse también de los libros, a saber, libro que no has de leer, déjalo correr.

Había otra, pero no la encuentro. Bajo su responsabilidad.

(Un día, un libro 182/365)
Escuchando: Badajoz. Pata negra.

7 comentarios

  • Santino octubre 10, 2005en7:00 pm

    No he leído este libro, pero ya me olía yo lo que estás diciendo de él por entrevistas que habia visto y leído a Trapiello. Y no sólo por el dicho de que segundas partes (terceras en este caso) nunca fueron buenas, es que no me gustaban las cosas que decía sobre su libro ni el punto de vista que tiene sobre el Quijote y sobre el lenguaje del Quijote. Igualmente tenía ganas de leerlo por curiosidad. La cita que pones es buena, pero se nota a leguas la reflexión metaliteraria de un hombre del siglo XX, porque los siglos pesan.

    Por cierto, creía recordar que ya otro escritor había intentado acometer una tercera parte, y no me refiero a Pierre Menard, jejejeje. A lo mejor me lo invento.

    Un saludo.

  • Gatito viejo octubre 12, 2005en9:36 pm

    Palimp, siento disentir , «Al morir don Quijote » me parece una novela más que aceptable . Lo digo como lector que ama «El Quijote » y no gusta de continuaciones por parte de terceros, pero , en este caso , debo decir que Trapiello consigue salir muy airoso de su proyecto . Desde luego que no es Cervantes , pero sí un gran conocedor de su obra y eso se nota . La novela resulta muy interesante . Hay pasajes muy acertados .Recomendaría la lectura de este libro sin dudarlo.Saludos

  • Palimp octubre 13, 2005en9:49 am

    Gracias, Gatito Viejo, por aportar otro punto de vista. Si no esto sería muy monolítico. Reconozco que hay pasajes acertados, pero personalmente me aburrí bastante. Vamos, que no es que sea malo, es que no consiguió despertar mi interés.

  • Cluje octubre 13, 2005en12:33 pm

    Jo, Palimp, no he leído nada de Trapiello, pero esperaba que fuera algo mejor de lo que dices; además, se trata de un autor muy prolífico… Estuve en una conferencia suya con Sánchez Dragón, y la verdad es que estuvo bien. Creo que más pronto o más tarde le daré una oportunidad.

    Saludines

  • Palimp octubre 13, 2005en1:09 pm

    Hola, Cluje. Ya me he enterado de tu cambio de domicilio, lo que pasa es que voy un poco estresado y apenas tengo tiempo para mantener esto.

    Vamoaver. De Trapiello he leído dos libros. ‘Los amigos del crimen perfecto’, que me gustó bastante, y éste. Éste no me ha gustado no porque esté mal escrito, sino por lo que cuenta. Yo también seguiré leyendo cosas suyas.

  • Alberto noviembre 27, 2007en6:04 pm

    Como comenta un lector arriba, se cae de las manos. Se pasa las primeras cien páginas sin que suceda nada en absoluto, y no inventa, no arriesga en ninguna dirección, los personajes están encorsetados en el traje de su original y la novela se transforma en pura verborrea hueca. Que esta sea una novela fallida no invalida para nada otras obras del autor, que las tiene mucho más solventes. A Trapiello le sucede un poco como Juan Manuel de Prada, su facilidad de escribir se transforma en ocasiones en su peor defecto, pues siguen adelante royendo un texto, una situación desde diversos ángulos que no añaden nada en absoluto a la narración ni en el fondo ni formalmente. De Trapiello son imprescindibles y magistrales sus ensayos Los Nietos del Cid y Las Armas y las Letras. En sus diarios hay páginas memorables aunque peca en ocasiones de reiteraciones y excesos, pero es obra en general de mucho mérito, gran estilo y buen gusto. En cuanto al que pregunta si hay terceras salidas, o terceras partes del Quijote, las hay y muy numerosas desde el siglo XVII. Recientemente se ha publicado la más significativa, accesible y recomendable, editada en Cátedra Letras Hispánicas, una continuación de Juan Montalvo. En el siglo XX, y justamente en 1905, se publicaron en España al menos tres que yo conozca, todas ellas más malas que mediocres. En hispanoamérica hay varias, una muy curiosa de Luis Pimentel en Cuba, que se lleva a América a los dos protagonistas, y que es rara de encontrar y con unos grabados preciosos. Pero hay que apostar por Trapiello, porque habrá de darnos todavía más buenas novelas…

  • Palimp noviembre 28, 2007en10:36 am

    Yo así lo creo, pero no es el caso de ésta. Un saludo y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.