Curzio Malaparte. El compañero de viaje.

marzo 7, 2018

Curzio Malaparte, El compañero de viaje
Alfama, 2010. 104 páginas.

Tras sucumbir ante el embite de las fuerzas aliadas un teniente pide a un soldado que lleve su cadáver a su casa familiar. Con la ayuda de un burro carga una caja improvisada y se lanza a un camino incierto.

Narrada como si de una película se tratara, con momentos de dramatismo y belleza, es un cuento largo que describe las miserias de una guerra perdida por el fascismo italiano y en la que las pobres gentes sufren de hambre y saqueos.

Interesante.

Luego se marcha detrás de Concetta, que lo conduce a la casa del farmacéutico, la única de toda la plaza que tiene un aspecto civilizado.
Mientras Calusia inspecciona la casa, maravillado por aquello que a él le parece riqueza, lujo, elegancia, Concetta ha desaparecido escaleras arriba.
Calusia descubre una puertecita al final de un corredor, la abre, baja dos escalones, se halla en un establo. Hay un lecho para dos caballos, un comedero colmado de heno. Calusia va a buscar al burro (a quien la muchacha ha llamado Romeo), y mientras está a punto de conducirlo al establo, ve bajar por las escaleras a una señora vestida con suntuosa elegancia, con un sombrero de seda ondulante sobre la frente, con los brazos enguantados hasta los codos en un par de guantes de encaje negro.
Calusia se queda boquiabierto mientras la mira, cauti-
vado y confuso, y casi está a punto de pedirle perdón por haber entrado sin permiso en su casa, cuando en la bella señora reconoce a Concetta, que, habiendo encontrado en un armario algunas prendas femeninas, se ha vestido con ellas para desembarazarse del uniforme del orfanato, que considera peligroso porque podría llamar la atención de la gente y hacerle correr el riesgo de que la devuelvan a las monjas, que sin duda la están buscando.
Calusia le reprocha que se haya disfrazado de esa manera, le ordena que se quite esos vestidos de encima, pero la joven se resiste, vuelve a subir las escaleras corriendo perseguida por Calusia, que finalmente la alcanza y la aferra por un brazo: Concetta forcejea, intenta escapar de la opresión, el vestido se rompe, le resbala de los hombros.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.