Javier Tomeo. Historias mínimas.

diciembre 29, 2017

Javier Tomeo, Historias mínimas
Anagrama, 1996. 128 páginas.

Ahora que está de moda el microteatro no está de más revisar estas historias mínimas que son lo que prometen, breves obras teatrales de apenas dos páginas dotadas de un humor absurdo, a veces cruel, a veces tierno, siempre con la capacidad de arrancarnos una sonrisa.

No todas las historias tienen la misma calidad, pero hay algunas verdaderamente notables. Como siempre, dejo muestra.

Campo de batalla y cinco mil combatientes muertos. Los primeros buitres planean ya en las alturas, pero todavía no se atreven a descender. En primer plano, dos guerreros cubiertos de sangre.
GUERRERO A. Oye.
GUERRERO B. Qué.
GUERRERO A. ¿Estás muerto?
GUERRERO B. Sí.
GUERRERO A. Por un momento, al verte sonreír, pensé que estabas vivo.
GUERRERO B. Pues estoy muerto.
GUERRERO A. Yo también estoy muerto.
GUERRERO B. Entonces, ¿cómo pudiste verme sonreír, si estás muerto?
GUERRERO A. ¿Y tú? ¿Cómo pudiste sonreír, si no estabas vivo?
GUERRERO B. No sé. A lo mejor la muerte es sólo una media sonrisa.
GUERRERO A. (Dándose por satisfecho con esa respuesta.) Sí, a lo mejor.
Silencio. En lontananza un anciano busca a su hijo entre los muertos, y a los que están caídos de bruces les gira amorosamente la cabeza.

Un comentario

  • Sílvia diciembre 29, 2017en2:24 pm

    Javier Tomeo, un dels meus preferits.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *