Javier Tomeo. Historias mínimas.
Teatro / diciembre 29, 2017

Anagrama, 1996. 128 páginas. Ahora que está de moda el microteatro no está de más revisar estas historias mínimas que son lo que prometen, breves obras teatrales de apenas dos páginas dotadas de un humor absurdo, a veces cruel, a veces tierno, siempre con la capacidad de arrancarnos una sonrisa. No todas las historias tienen la misma calidad, pero hay algunas verdaderamente notables. Como siempre, dejo muestra. Campo de batalla y cinco mil combatientes muertos. Los primeros buitres planean ya en las alturas, pero todavía no se atreven a descender. En primer plano, dos guerreros cubiertos de sangre. GUERRERO A. Oye. GUERRERO B. Qué. GUERRERO A. ¿Estás muerto? GUERRERO B. Sí. GUERRERO A. Por un momento, al verte sonreír, pensé que estabas vivo. GUERRERO B. Pues estoy muerto. GUERRERO A. Yo también estoy muerto. GUERRERO B. Entonces, ¿cómo pudiste verme sonreír, si estás muerto? GUERRERO A. ¿Y tú? ¿Cómo pudiste sonreír, si no estabas vivo? GUERRERO B. No sé. A lo mejor la muerte es sólo una media sonrisa. GUERRERO A. (Dándose por satisfecho con esa respuesta.) Sí, a lo mejor. Silencio. En lontananza un anciano busca a su hijo entre los muertos, y a los que están caídos de…

El escándalo editorial que no leerás en los periódicos
Noticias / diciembre 28, 2017

Hoy toca periodismo de investigación. Mi fuente es un crítico literario que no quiere revelar su nombre pero con un secreto que no podía callar. La historia comienza cuando el crítico, al que llamaremos J.M., se encontró por razones que no vienen al caso sin lectura a mano. Tan sólo un ejemplar medio abandonado de estas novelas románticas de portadas prototípicas con un tiarrón enseñando pecho y una moza agarrada a su cintura. Se titulaba ‘Pasión andaluza’. Empezó a leerlo, nunca o había hecho y le entró curiosidad. A las pocas páginas estaba enganchado y sorprendentemente sorprendido por la calidad de la prosa. La trama se situaba en el Madrid de finales del XIX y narraba el romance entre una marquesa viuda y un fogoso amante gaditano. El caso es que la historia le sonaba de algo y pensando, pensando cayó en la cuenta ¡se trataba de la novela Insolación de la Pardo Bazán! Se puso en contacto con la editorial, imaginando que les habían dado gato por liebre. El editor jefe concertó una cita con él. Sabían que era un plagio. Es más, no era el único y llevaban ya muchos años hacíendolo. La necesidad de producir mucho en…

Jorge Riechmann. El día que dejé de leer El País.
Poesía / diciembre 28, 2017

Hiperion, 1997. 126 páginas. Poco podía imaginar el autor lo vigente que iba a resultar su poemario veinte años después. El periódico nombrado ha ido escorándose a la derecha hasta resultar irreconocible. las noticias todavía se pueden recortar para construir poemas, sólo que cada vez son más negros. El pensamiento marxista, la izquierda, es todavía más necesaria que antes porque nos están comiendo por los pies. Poesía comprometida, que arrastra su mala fama, pero que cuando es de calidad -como es el caso- consigue emocionar estéticamente y conmover ideológicamente. Muy recomendable. MENINA DA RÚA, 1994 ¿No sería posible que yo volviera a nacer? pregunta una niña de la calle en Brasil y lo transmite el periodista Dimenstein que ha investigado esa masacre —”un proceso sistemático de aniquilamiento: a los niños se los tortura se los aterroriza se los prostituye”— con riesgo de su vida. Consideradas las cosas fríamente y tras un somero cálculo de probabilidades se impone la conclusión de que habría que devolver a la realidad a esa chiquilla: ¿cuántas veces desgraciada cuántas veces tendrías que volver a nacer? (Hace ya años, pospuse a mi libro Material móvil una cita de Jan Myrdal. Como entretanto los avatares de la…

Peter Bagge. Todo el mundo es imbécil menos yo.
Cómic / diciembre 27, 2017

La Cúpula, 2011. 122 páginas. Uno no se imagina al creador de la serie Odio sobre un joven sin ninguna ambición en la vida siendo alguien implicado en la vida política de su país, pero así es. Peter Bagge, por salirse de los cánones, es del partido libertario, uno de los pocos ajenos a la dicotomía Republicanos/Demócratas que tiene alguna representación. Me lo habían vendido como polémico e incendiario, defensa de causas impopulares, pero es más bien todo lo contrario, la visión de alguien que piensa por sí mismo sobre diferentes situaciones que, en general por motivos partidistas, suelen resultar ineficaces y costosas para el erario público. Algo que aquí conocemos muy bien. Me ha resultado curiosa la página que hace al visitar el salón del cómic en Barcelona, se sorprende de que se vendan revistas pornográficas en los quioscos, que la gente fume porros con relativa tranquilidad y que en una de las paredes del salón se pudieran ver dibujos obscenos. La mitad de los temas tratados no resultarán de interés a nadie que no viva en Estados Unidos, pero sirve para ver que en todas partes cuecen habas. Recomendable.

Slawomir Mrozek. La vida para principiantes.
Cuentos / diciembre 26, 2017

Acantilado, 2013. 146 páginas. Segundo libro de relatos que leo de Mrozek, un libro un tanto engañoso, porque es una selección de relatos de otros libros encadenados para que encajen con unas cuantas palabras que configuran ese diccionario intemporal que promete el subtítulo. La calidad de los textos es, en mi opinión, algo inferior al de Juego de azar, aunque se encuentran verdaderas joyas como el que dejo de muestra, La revolución. Humor absurdo, situaciones desquiciadas que te hacen reir con tristeza. Muy bueno. LA REVOLUCIÓN En mi habitación la cama estaba aquí, el armario allá y en medio la mesa. Hasta que esto me aburrió. Puse entonces la cama allá y el armario aquí. Durante un tiempo me sentí animado por la novedad. Pero el aburrimiento acabó por volver. Llegué a la conclusión de que el origen del aburrimiento era la mesa, o mejor dicho, su situación central e inmutable. Trasladé la mesa allá y la cama en medio. El resultado fue inconformista. La novedad volvió a animarme, y mientras duró me conformé con la incomodidad inconformista que había causado. Pues sucedió que no podía dormir con la cara vuelta a la pared, lo que siempre había sido mi…

Meetup literario: Un deseo inconfesable
Noticias / diciembre 25, 2017

El pasado 9 de diciembre realizamos una sesión especial del meetup literario. Nos encontramos a las 20h. para tomar unas copas y hablar de todo un poco, y después nos fuimos a cenar al restaurante Eucaliptus, donde seguimos la fiesta hasta que nos echaron del local. Pero antes nos dio tiempo de realizar la lectura de los deberes: traer de manera anónima un relato con uno de nuestros secretos inconfesables. Hubo de todo, y aquí les dejo la muestra. ¡Nos vemos en el siguiente! Secretos inconfesables Os odio. Me caéis mal. Todos, no sólo vosotros. La humanidad entera. Me dais asco. No os soporto. No soporto vuestra estupidez, vuestros gritos, vuestras gilipolleces. Sueño con ser la única persona viva del planeta, como en las películas. A veces sueño que mato gente, pero me falta valor. Creo. No lo sé. Yo vigilaría lo que habéis comido. Nunca se sabe. Esto os va a parecer realmente marciano, pero no estoy loco. Desde hace unos años, aunque no sé muy bien cuando empezó, cuando estoy en una estación de tren y veo cómo el tren se acerca a la estación antes de parar, tengo la extraña idea de sacar un sable láser imaginario,…

Margaret Atwood. EL cuento de la criada.
Novela / diciembre 25, 2017

Salamandra, 2017. 414 páginas. Tit. Or. The handmai’s tale. Trad. Elsa Mateo Blanco. Al rebufo de la serie llego a este excelente libro distópico donde los Estados Unidos se han convertido en una dictadura teocrática y las mujeres son poco menos que esclavas. La disminución de la natalidad por la contaminación ambiental y la excusa del terrorismo islámico son los cimientos de esta nueva sociedad en la que el pasado ha desaparecido. Viendo la serie ya se me puso un nudo en la garganta más de una vez, leyendo el libro la sensación se intensifica. Lo precioso, lo terrible de este libro, es que todo lo que se cuenta es verdad. Suele decirse que la literatura miente para decir la verdad, pero todo lo que pasa en esta historia -y así lo confirma la autora- ha sucedido alguna vez -o, aún peor, está sucediendo. Frente a la dictadura que controla tu vida, tu comportamiento y el uso de tu cuerpo, sólo queda el escaso refugio del mundo interior, la posibilidad de la esperanza, la solidaridad invisible. Libro muy crudo y muy bien escrito con el que se le puede dar en la cabeza a todo aquel que use la palabra…

Eloy Tizón. Parpadeos.
Cuentos / diciembre 15, 2017

Anagrama, 2006. 144 páginas. Incluye los siguientes relatos: ANIMALES EN CASA Pájaro llanto Pez volador El inspector de equipajes La tristeza del león Los invasores Palabras textuales PARPADEOS Teoría del hueco Estrellas, estrellas Sobremesa o fin del mundo El mercurio de los termómetros Retrato robot Cimas blancas contra el cielo azul Parpadeos ¿Son cuentos malos? No, pero son los peores que he leído de Eloy Tizón. Un autor al que considero uno de los mejores -si no el mejor- cuentista de este país. Con un debut brillante que fue Velocidad de los jardines y que hace poco publicó otro igualmente genial: Técnicas de iluminación. Los cuentos de esta antología no dan la talla. Se salva el microrrelato Sobremesa o fin del mundo, está muy bien (autobiográfico, un casero fantasmal y las referencias a la muerte) Parpadeos y el que más me ha gustado El mercurio de los termómetros (donde la muerte, el olvido, es el protagonista). Esos tres cuentos, magníficos, salvan al libro. Pero el resto son bastante normalitos y alguno -me parecía imposible- mediocre. El ejemplar que leí lo saqué de la biblioteca y está bastante anotado, con lápiz. Incluyendo una puntuación final de los relatos en el que…

Terry Southern. El cristiano mágico.
Novela / diciembre 14, 2017

Impedimenta, 2012. 150 páginas. Tit. or. The Magic Cristian. Trad. Enrique Gil-Delgado Guy Grand es un multimillonario que se dedica a gastar bromazos a lo grande. Desde construir una enorme piscina llena de basura y billetes, hasta flotar un crucero (el que da título al libro) en el que sólo pasarán desgracias. Entre medio menudencias como interferir en programas de televisión o lanzar productos de belleza que no cumplen su cometido. Me venía recomendado por varias fuentes de confianza, pero me ha resultado insoportable. La idea tiene potencial, alguien dispuesto a despilfarrar el dinero para subvertir el orden imperante, pero no me ha hecho gracia ninguna de las gamberradas, ni les veo esa cualidad de sátira que tanto se alaba en las reseñas. Perfectamente olvidable. En algunas películas, tales como La señora Miniver, Grand realizó excéntricos insertos. En cierta escena de dicha película, Walter Pidgeon está sentado de noche junto a la chimenea escribiendo su diario. Justamente aquella misma tarde había entablado conversación con Mrs. Miniver, y sin duda pensaba en ella mientras se interrumpía en sus quehaceres y miraba pensativo hacia el fuego. La versión original de dicho filme le muestra cogiendo un pequeño cortaplumas de un cajón de…

Martin McDonagh. La reina de bellesa de Leenane.
Teatro / diciembre 13, 2017

Edicions de la Magrana, 1999. 78 páginas. Tit. Or. The beauty queen of Leenane. Trad.: Victoria Peña. En lo profundo de Irlanda madre e hija conviven o, por decir mejor, se aguantan. La vuelta al pueblo de Pato Dooley hará renacer las esperanzas de la hija de escapar del pueblo, abandonar a su madre y comenzar su vida. Áspera como un papel de lija, con un ambiente tan sofocante como la casa de Bernarda Alba, es una excelente obra de juventud de un autor que ha tenido después toda una carrera de éxito (en el momento de escribir estas líneas hay otra obra suya en cartel en Barcelona). Recomendable. Mau.— Això és ben cert. Pato.— I tant. A Anglaterra tant se’ls en fot, que siguis viu com mort i és curiós, però tot plegat tampoc no és tan dolent. Ah, de vegades sí que ho és…. ah, no ho sé. Mau.— {Pausa.) Creus que algun dia t’establiràs en algun lloc per sempre, Pato? Quan et casis, suposo. Pato.— (Mig rient.) «Quan em casi…» Mau.— Algun dia et casaràs, què t’hi jugues? No t’agradaria? Pato.— No puc dir que sigui una cosa que em faci ballar gaire el cap… Mau.— És…