Santiago García. Panorama.
Cómic / junio 16, 2017

Selección bastante representativa de autores de cómic, tebeos o novelas gráficas, como uno quiera llamarlo. Teniendo en cuenta que a mí estas catas me gustan más que a un niño un caramelo esta de más decir que he disfrutado como un cochino jabalí. Además me ha descubierto a algún autor que desconocía. La muestra demuestra, además, que la calidad de la novela gráfica en nuestro país es muy alto, con autores muy recomendables.

Anna R. Ximenos. Interior azul.
Cuentos / junio 15, 2017

Fondo de cultura económica, 2012. 148 páginas. Dieciséis cuentos armados alrededor de otras tantas mujeres. Historias no veraces, pero verosímiles. Me costó un poco entrar en la propuesta, porque esperaba alguna semblanza biográfica, pero no, va mucho más allá y es mucho mejor. Todos los relatos son buenos, pero hay algunos que son geniales. Que captan la esencia de los personajes que los habitan y a la vez nos hablan de problemas universales. El amor, la traición, la soledad, la muerte. Mis preferidos el de Jane Bowles y el de Dorothy Parker. No encuentro ningún otro libro de la autora, y es una gran pena. Porque tiene muchísimo talento. Todo un descubrimiento. Pero el pollo es un bien escaso. La belleza, también. Cherifa cerró la barraca y me siguió. Para ganar hay que atreverse a perder. Además de pollo había comprado cordero y carne picada y aceitunas y pasas y huevos y mucha lechuga, pepino, tomate y cebolla, todo picadito, y litros de aguardiente tibio de manzana. Comimos y bebimos. La mirada de Cherifa comenzó a dulcificarse. Ese fue mi postre. Azúcar, piñones, té con hierbabuena. Después, me pidió un puri-to. Fumamos. Cherifa sonrió. Luego, creyendo que no me daba…

Natacha Bustos y Francisco Sánchez. Chernóbil.
Cómic / junio 14, 2017

Glenat. Es difícil contar como sucedió uno de los accidentes nucleares más catastróficos de la historia. Los autores lo hacen a través de la historia de tres familias, residentes en la ciudad aledaña a la central, que sobreviven al trauma del exilio, de la muerte de seres queridos, a la pobreza e incluso a la vuelta al hogar. Hay un epílogo con material adicional muy interesante. Magnífico retrato de algo que no debería volver a suceder y crítica de la opacidad con que se manejó todo. Algo que ha vuelto a suceder con el accidente de Fukushima.

Maria Llovet. Insecto.
Cómic / junio 13, 2017

Norma, 2016. Una historia excelente, muy bien contada y dibujada, de un erotismo candente, que sabe huir de excesos y tópicos y que me ha encantado. No cuento más de la trama porque hay que irla descubriendo poco a poco, pero el título con dislexia es una pista. Hay viñetas, encuadres, que son sexualidad pura. Fascinante.

Kim Dong-Hwa. Historias color tierra.
Cómic / junio 12, 2017

Planeta, 2008. De las tres partes de estas historias de color tierra sólo la primera se encuentra en la biblioteca de la diputación. Y la vida de esta madre e hija, que regentan una especie de taberna con pensión solas, el descubrimiento de la sexualidad, la soledad de la viudedad, dejan muy buen sabor de boca. Tanto que espero que pronto puedan estar disponibles los otros dos volúmenes.

Zeina Abirached. El piano oriental.
Cómic / junio 9, 2017

Salamandra, 2016. ¿Es posible enamorarse de un cómic en unas cuantas páginas? Sí. Es lo que me pasó con este piano oriental. La manera de dibujar me cautivó, la estructura de las páginas me sorprendió, y la ternura de la historia terminó de seducirme. Seducción que llegó hasta el final de este libro donde se mezclan las desventuras del inventor del piano oriental (con distancia de un cuarto de semitono entre las teclas), la integración de la autora en París desde su Beirut natal, y la difícil pero bonito en ocasiones que es integrar dos mundos. Muy, pero que muy, recomendable.

Samanta Schweblin. Distancia de rescate.
Novela / junio 8, 2017

Penguin Random House, 2015. 124 páginas. Primera novela que leo de esta autora que ya me había seducido con sus cuentos. Una conversación fantasmagórica entre dos personas que giran alrededor de sucesos que condujeron a un inevitable desastre, que rompieron la distancia de rescate entre una madre y su hija. Lo mejor la arquitectura de la obra, con esas dos voces dando vueltas en un espacio alucinado, ofreciendo la información justa. Después, el lenguaje, que contribuye al ambiente hipnótico del texto. Por último la historia, la desgracia de una madre ante la enfermedad de un hijo. Muy recomendable. ¿Y entonces? El rodete de Carla se mueve un poco detrás del asiento, como si mirara hacia los lados. ¿Qué más? ¿Qué más pasa en ese mismísimo momento? Cambio el peso de mi cuerpo de una pierna a la otra. ¿Por qué? Porque me alivia, porque últimamente siento que mantenerme en pie implica un gran esfuerzo. Se lo dije una vez a mi marido, y él dijo que quizá estaba un poco deprimida, eso fue antes de que Nina naciera. Ahora el sentimiento es el mismo, pero ya no es lo más importante. Solo estoy un poco cansada, eso me digo, y…

Juan Aparicio-Belmonte. Mala suerte.
Novela / junio 7, 2017

Lengua de trapo, 2003. 190 páginas. Un abogado está convencido de que le persigue la Mala Suerte, con mayúsculas. Alguien le ha tirado una piedra, tuvo una extraña visita y su psicoanalista no le ayuda mucho. Cuando asesinan al conocido actor Fabio Cotta las cosas se complicarán todavía más. Me imaginaba que sería una novela de buena lectura, y así ha sido. Entretenida, muy bien construida, de personajes curiosos pero creíbles, y con detalles agradables, como que las historias de cada personaje estén contadas desde un punto de vista diferente (el abogado, en el diván del psicoanalista, la comisaria, como vista por un admirador, el loco, en primera persona). La he disfrutado un montón. El abogado se dejó caer sobre el diván y cerró los ojos. Luego los abrió, y se quedó mirando al techo, con las manos plácidamente entrelazadas a la altura del estómago. —Hola —saludó de nuevo. —Hola, Esteban —respondió el médico—. Tú dirás. —Tienes una enfermera increíble, tío —musitó Esteban al cabo de unos segundos—. Increíble… Entro en tu consulta, en este lugar, y me quedo muy impresionado, el corazón me late como si estuviera delante de una diosa. Es impresionante. Esos ojos, esos labios, esa picardía……

Francesca Serra. Las buenas chicas no leen novelas.
Ensayo / junio 6, 2017

Grup 62, 2013. 140 páginas. Trad. Helena Aguilà Ruzola. El libro está perfectamente definido por el subtítulo; repaso a la relación de las mujeres con la lectura. Los adjetivos de irónico, crítico e inteligente que se añaden se quedan cortos. De mi cosecha pongo delicioso, divertido, erudito y con estilo. Está dividido en cinco capítulos de títulos sugerentes: Deseo, ficción, masturbación, consumo y muerte. La lectura nunca ha estado recomendada para las mujeres, que pueden tener ideas peligrosas o, aún peor, caer en el vicio de la sexualidad. En épocas modernas la cosa está peor; la literatura es cosa de mujeres porque es un adorno intrascendente, puro ocio que no tiene cabida en la sociedad productiva. Brillante. Después de navegar durante siglos por mares relativamente seguros, las nuevas novelas hacían que la literatura naufragase en una isla de caníbales. El prototipo de 1719 nos habla de esa isla, nos lleva a esa isla, queramos o no. Mientras leemos el naufragio de Robinson y su llegada a la isla, aumenta desmesuradamente nuestro deseo de proseguir en su historia y devorarla. Ahora los caníbales somos nosotros. Gente nueva, advenedizos, extranjeros peligrosos. El deseo desproporcionado de leer que nos invade, deseo que no…

Joseph McCabe. Breve historia del satanismo.
Ensayo / junio 5, 2017

Melusina, 2009. 140 páginas. Trad. Albert Fuentes. Tit. or. A history of satanism. Más que un exhaustivo estudio histórico el autor aprovecha para criticar la credulidad e irracionalidad de los padres de la iglesia, capaces de creer historias increíbles de posesiones demoníacas. Se afirma sin mucha prueba documental -no digo que no la haya- que hubo algún culto real en la edad media, un eco del paganismo. Ha sido una lectura curiosa, más por el estilo desenfadado que por la erudición. Se incluye un apéndice muy interesante sobre el caso de unos mistificadores y hay bastantes referencias a la masonería. Había otra versión de esta profunda especulación, y tiene el mérito de explicar realmente por qué los demonios se pasan todo el día y toda la noche intentando corromper a hombres y mujeres que, de lo contrario, no mostrarían la menor inclinación a pecar. No sé si algún guionista de Hollywood habrá leído el apócrifo Libro de Enoch, pero si han tenido la ocasión de ver recientemente La mujer del obispo, pueden hacerse una idea de lo que digo. Cary Grant es un ángel (por muy buen tipo que sea, su cara se parece menos a la de un ángel…