Miguel Brieva. Bienvenido al mundo.

julio 11, 2014

MiguelBrieva, Bienvenido al mundo
Mondadori, 2007. 142 páginas.

Había leído muy buenas críticas y, por una vez, se habían quedado cortas. Una enciclopedia del conocimiento humano que arremete contra el sistema capitalista, la sociedad de consumo, la pedantería y todo lo que se le pone por delante con humor, sin panfletos y con muchísimo talento.

El estilo de las ilustraciones, similar a los anuncios de antes o a los cuadernos escolares, le viene como un guante a esta fina crítica que te hace reirte de ti mismo y de tus estupideces. Hay más inteligencia en las descripciones y viñetas de este tebeo que en todas las tertulias televisivas y radiofónicas juntas.

Cualquiera podía criticar la pobreza de Irlanda, sólo un genio escribió Una modesta proposición para solucionar el problema. Cualquier grupo punky puede cagarse en la sociedad, pero sólo un genio puede hacer arte con ese excremento (y no se pierdan la definición de arte).

Les dejo muchas reseñas porque en cada una hay alguna viñeta escaneada o un texto reproducido, así pueden hacerse una idea: Bienvenido al mundo, Reseñas: Enciclopedia Universal Clismón , Bienvenido al mundo, de Miguel Brieva , Bienvenido al mundo: El Nuevo Diccionario del Diablo .

Calificación: Imprescindible.

Extracto:
MENTIRA, expresión contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.
¿Seríaposible la vida sin la mentira?: Nos referimos a ese fino brocado de microembustes, miniengaños y mentirijillas múltiples en el que entretejemos la vida cotidiana y sin el cual ésta sería, cuando menos, insólitamente cruda y sincera. Ignoremos para este fin a esa otra saga de mentiras, las grandes mentiras, podríamos llamarlas, que son aquellas que llevan al desprecio, a la desesperación, a los celos, a la culpa, a la muerte; aquellas por las que el señor promete para pacificar a sus siervos un trato más digno para acto seguido degollarlos a todos, mentiras atroces que ganaron y perdieron a pueblos enteros, torpes invenciones e infundios que sin embargo sembraron la desconfianza y la inquina entre los hermanos, imposturas, patrañas, embustes y demás falsedades que, no trayendo el bien consigo, no pudieron otra cosa sino traer el peor de los ¿Qué le ha parecido la trucha a la frambuesa? Usted tal vez querría decir, sujeto estrictamente al mandato de la verdad, algo así como: Sin duda el pescado era fresco, Jorge, y la salsa era dulce y cremosa, Rita, pero en qué momento fueron aparar estos dos elementos a un mismo plato, en el que un sabor agrede y anula al otro sin paladearse siquiera sincronía culinaria alguna, eso, amigos, es lo que no acabo de entender. Es más, una ocurrencia de tan insípido, y por qué no decirlo, deplorable resultado tan sólo podría haberse tomado de la sección de cocina pija e irreal del frivolo semanario del diario nacional de mayor tirada, lo cual sólo denota un incipiente embobamiento por parte de quien, no contento con adquirir dicha revista cada semana, pone alevosamente en práctica sus temerarias recetas de gourmet estético-tontaina. Pero, como es natural, usted dirá más bien: Mmmm… estaba todo buenísimo… y la trucha, ¡qué sabor tan curioso! ¿Y quién no haría lo mismo? De eso se trata: de engañillos imponderables. De igual modo que animamos a nuestro hijo de seis años -Está muy bien, ¡precioso!- cuando nítidamente podemos constatar que del bodegón que le han mandado copiar en el colegio no se reconoce ni una pera, asimismo discurrimos a través de una finísima trama de no-verdades sobre la que se despliega diariamente la vida cotidiana de cualquiera, desde los Buenos días que a menudo tieneni poco de buenos al Muy bien, estupendamente mascullado entre dientes una y otra vez a lo largo de un día infernal Hagan si no la prueba, y traten de que cada palabra que aflore de su boca sea 100%, sincera. A. ver hasta dónde llegan.

BienvenidoMundo

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *