Nueva Dimensión 10

marzo 14, 2014

Nueva Dimensión 10
Dronte, 1969. 168 páginas.

Lista de relatos de este volumen (de aquí: Nueva Dimensión 10):

La Sangre Es Inquieta, Chad Oliver
El Compositor, Lloyd Biggle, Jr
Un Túnel Llamado Moebius, A.J. Deutsch
Equipo Invencible, Randall Garrett
Palabras, Rafael Llopis
La Cosecha, Santiago Martín Subirats
Yo Os Saludo, Maridos, Belen
Si Ésto Es Utopía…, Kris Neville
Un Domingo Romano, Lino Aldani
El Televisor, V. y G. Curtoni

Pese a publicarse cuando el hombre acababa de pisar la luna (y la portada se hace eco del suceso) el editorial le quita hierro al asunto (yo pensaba que tirarían cohetes). De los relatos Un Túnel Llamado Moebius se ha convertido en clásico y hasta hay película (Moebius). La idea (la alta conectividad de la red de metro hace que tenga propiedades emergentes) es interesante, aunque muy poco creíble. Mi preferido es Equipo Invencible que he leído en otros sitios y siempre me ha parecido magnífico; a la negociación con una raza extraterrestre se envía a dos personas con una cierta particularidad mental que les vendrá muy bien. Palabras es una buena ópera prima, Llopis ya apuntaba maneras y El compositor, en un mundo dónde la música ha sido sustituida por jingles, pese a su estructura irregular tiene momentos memorables y un buen final. Si Ésto Es Utopía…, con la preocupación obsesiva de la posición de cada uno dentro del esquema general, es tan asfixiante como realista.

Extracto:
El Director General lo escuchaba un tanto ofuscado. Sus ojos estaban pegados a la superficie de Klein.
—La cinta de Moebius —dijo Túpelo—, tiene unas propiedades fuera de lo corriente debido a una particularidad. La superficie de Klein, con dos particularidades, consigue estar dentro de sí misma. Los to-pólogos conocen superficies que llegan a tener casi un millar de particularidades, y sus propiedades hacen que la banda de Moebius y la superficie de Klein parezcan simples. Pero una red con una conectividad infinita debe de tener un infinito número de particularidades. ¿Puede usted imaginar cuáles serían las propiedades de una tal red?
Después de una larga pausa, Túpelo añadió:
—Tampoco yo puedo. Si he de decir la verdad, la estructura del Sistema, con el enlace de Boylston, está más allá de mi alcance. Solo puedo hacer meras suposiciones.
Whyte apartó su vista del escritorio en el momento en que su sentimiento dominante era la ira:
—¡Y dice usted que es matemático, Profesor Túpelo! —dijo.
Túpelo casi se echó a reír. La incongruencia, la absoluta estupidez de la situación, estuvo a punto de apoderarse de él. Sonrió levemente y dijo:
—No soy un topólogo. Realmente, Mr. Whyte, soy un principiante en ese campo… y sé casi tanto como usted sobre el mismo. Las matemáticas son muy amplias. Yo soy un algebrista.
Su sinceridad hizo calmar un tanto a Whyte.
—Está bien —dijo—. Si usted no lo entiende, tal vez deberíamos llamar a un topólogo. ¿Hay alguno en Boston?
—Sí y no —respondió Túpelo—. El mejor del mundo está en el Técnico. Whyte cogió un teléfono:
—¿Cuál es su nombre? —preguntó—. Lo llamaré.
—Merrit Turnbull. Y no hay forma de localizarlo. Lo he tratado durante tres días.
—¿Está fuera de la ciudad? —preguntó Whyte—. Haremos que lo busquen… una emergencia.
—No lo sé. El Profesor Turnbull es soltero. Vive en el Club Brattle. No lo han visto desde la mañana del día 4.
Whyte tenía una percepción fuera de lo común:
—¿Estaba en el tren? —preguntó.
—No lo sé —replicó el matemático
—. ¿Qué cree usted?
Hubo un largo silencio. Whyte miró alternativamente a Túpelo y al objeto de vidrio sobre el escritorio.
—No lo comprendo —dijo finalmente—. Hemos mirado en todos los rincones del Sistema. No había ningún sitio por el que pudiera salir el tren.
—El tren no salió. Está aún en el Sistema —dijo Túpelo.
—¿Dónde?
Túpelo se encogió de hombros:
—El tren no tiene ningún «dónde» verdadero. En el Sistema completo. No podemos señalar una posición determinada. Su significación es doble, o peor.
—¿Cómo podemos encontrarlo?
—No creo que podamos —dijo Túpelo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *