Regulación de los medicamentos homeopáticos

diciembre 5, 2013

Me salgo de la temática habitual de la bitácora porque la siguiente noticia me ha dejado estupefacto:

Sanidad dará el permiso definitivo a miles de productos homeopáticos

Y no tanto la regulación, sino la siguiente particularidad:

teniendo en cuenta su naturaleza homeopática; es decir, demostrando su uso tradicional y no a través de ensayos clínicos como los fármacos industriales.

Es decir, no tendrán que demostrar su eficacia mediante ensayos clínicos como cualquier otro medicamento, sólo que se vengan usando tradicionalmente. No se pierdan esta entrevista, que tiene traca ya desde el título:

‘No todos los fármacos homeopáticos tienen que demostrar eficacia’

¿Los productos homeopáticos han demostrado su eficacia?
No todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia, depende del tipo que sea. Algunos, los que no hacen reivindicación de una indicación, es decir, no dicen que vayan a tratar algo concreto, no tienen que demostrar eficacia porque no hacen una alegación terapéutica. Aquellos que sí lo hacen, sí lo tienen que demostrar.

Por una vez la entrevistadora hace las preguntas pertinentes, y la entrevistada lanza balones fuera.

Un par de enlaces de gente que sabe más que yo del tema: Si és homeopàtic, no cal demostrar eficàcia y Un remedio homeopático es tan curativo como el agua bendita, pero puede ser mortal, ministra Mato

Que en pleno siglo XXI la gente use la homeopatía, una pseudomedicina cuyos fundamentos son totalmente irracionales y carentes de sentido, y que repetidamente se ha demostrado en ensayos clínicos que no tiene ningún efecto, nunca dejará de sorprenderme.

Pero su auge es comprensible. ¿Quién se posiciona frente a la homeopatía? No los médicos, que lo único que quieren es queno haya intrusismo en su profesión, si lo recetan ellos no hay problema. No los farmaceúticos, que tienen un producto más para vender que pueden recomendar sin miedo (ya que no tienen efectos secundarios -ni primarios-). No las empresas farmaceúticas, que pueden fabricar sus propios productos homeopáticos a mucho menor coste que los medicamentos de verdad. Los únicos que están en contra somos cuatro gatos, y el que sale perdiendo es el consumidor, que paga a precio de oro pastillas de azucar que no tienen ningún efecto.

Les dejo con una charla que dio Jesús Purroy dentro de las charlas de Escéptics al Pub:

2 comentarios

  • ericz diciembre 6, 2013en8:56 pm

    Como tantas leyes y reglamentos es una mera fachada para amparar negocios, pues habiendo cuestiones de salud de por medio no se permite el laissez faire.

    Da un poco de miedo que los legisladores -finalmente los que gobiernan, educados, y con recursos para asesorarse [y el deber de hacerlo]- saquen algo tan con contrario al positivismo. Quizás no están tan formados como uno pensaría, quizás ya perdieron la perspectiva del bien común. Quizás moralmente hablando están abajo de la media. En fin, da un poco de miedo.

  • Palimp diciembre 10, 2013en9:44 am

    Creo que moralmente están muy por debajo de la media. El gobierno pidió un informe y las conclusiones fueron claras:

    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/12/19/actualidad/1324325626_211066.html

    Ahora ignoran ese informe. Hay que tener en cuenta que en Europa hay un fuerte lobby homeopático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *