Bitácoras y libros: Amores prohibidos

junio 17, 2013

Con bastante retraso cuelgo aquí las historias de la última bitácoras y libros. ¿El tema? La aventura secreta que siempre quisimos tener.

T’havia espiat d’amagatotis durant molt de temps. Un seguiment innocent, un tant pueril, però que malgrat tot satisfeia en part la meva ànsia tot revestint-la d’aventura detectivesca on el més important no era el que feies ni on anaves, sinó el fet de no ésser vist.

Fins el dia que els objectius de les nostres cameres es varen reconèixer mútuament.

Foren uns segons densos, accelerats, eterns.
Ignoro si cap dels dos va arribar a prémer el disparador, abans no tornar-nos a veure ja mai més.


La aventura imposible por falta de atrevimiento (mío) y exceso de virtud (de ella) es Terelu Campos. No obstante algún día nuestros caminos se cruzarán y…


¿Qué con quién tendría una aventura? Señoritas, soy un tío, y el tópico es cierto: me acostaría con todo bicho viviente. Con la pescatera por su mirada viciosa y con la vecina de cara de angel. Con nínfulas lascivas y con señoras elegantes. Con la que se cruza por la calle y con mi amor platónico del instituto. Vaya, me acostaría con Terelu y aún diría más, con Soraya Saez de Santamaría e incluso con Cospedal, aunque sólo fuera por darle por culo. Pero que las damas presentes no tengan miedo; como mandan los deberes esto sólo ocurre en mi imaginación. En la realidad soy un tímido patológico que no se atrevería a guiñarles el ojo si estuviéramos a solas. ¿Quieren comprobarlo?

El veí de dalt, el meu i unic veí de dalt, deixava caure de tant en tnt una peça de rob i es quedava als meu fils. De tant en tant li pujava les seves pertinences: un mitjó, la bossa del pa, una samarreta, uns calçotets calvin klein… pero un dia hi vaig trobar unes calces de blonda… um, moníssimes.

I va baixar a la tarda a buscar-les per si algú les trobava a faltar. I em va trobar justament en el moment que havia caigut en la temptació d’emprovar-me-les.

-Té, agafales si vols.
I em vaig descordar la bata perque veiés d’on les havía d’agafar…


Me enamoré de tu mirada triste, de tus hombros enérgicos, de tus labios invitadores, de la cálida fuerza de tu acento. Me enamoré de tu buen juicio, de tu rápida inteligencia, de tu gracejo astuto.

Pero cuando se cayó el velo de la fascinación, abrí los ojos y vi tu mal humor desperezándose, tu rencor infinito y tu ego jamás satisfecho.

Definitivamente mi amor imposible fue mi mejor versión de ti.


La Meritxell em mira però no em veu. Sempre ha estat així, des que ens coneixem. Si sabés com la somio cada nit! Aixecar-me cada matí se’m fa més planer perquè sé que estaré amb ella moltes hores del dia. Poder tenir-la asseguda a prop, sortir a esmorzar plegats; ordenar els llibres dels prestatges, dinar a la seva taula; fer alguns problemes plegats,…; tot són ocasions que em fan més passatgeres la feina. L’estimo i ella no ho sap. I si ho sap, fa per no saber-ho. Encara que no em miri ni em parli mai, jo l’adoro. Quan seiem prop l’un de l’altre em quedo embadalit mirant-li els rínxols que li cauen fins les espatlles. Aquets ulls d’un blau encès. Uns llavis fins i una pell morena, amb un borrissol suau qui li cobreix els braços . Imagino que me la seuria a la falda. Aleshores li posaria les mans sota la faldilla, sempre molt curtes. Li acaronaria les natges i aquests pits incipients que s’insinuen sota les bruses folgades i acolorides que sempre vesteix. Prémer-li els pits mentre li beso el bescoll. L’estimo i ella no ho sap. O fa veure que no ho sap. Per això no suporto que el Martínez li rigui sempre les gràcies, que estigui enganxat com una lapa. Que sempre la busqui a ella per fer la feina o per esmorzar plegats. És superior a mi. Per això el que m’ha decidit a confessar-li el meu amor és que aquest mati els vist a tots dos besant-se als llavis, d’amagat, en un racó del patí, rere el llimoner. Li ho diré, però sé que ja és massa tard.

Demà és el seu aniversari. Tota la classe de sisè està convidada a cada seva. Jo no. Però no saben que demà no hi haurà festa. Ni aniversari. Ni escola. Acabo de tornar de la cuina. M’he escapat a l’hora de l’esbarjo, abans del berenar. En tornar a l’aula de ciències, la mestra s’exclama: “I aquesta olor a gas?”. Massa tard. Li dic a la Meritxell a cau d’orella: “T’estimo”. Tot seguit encenc l’aixeta de l’aigua calenta. Sé que la el dic de la flama de l’escalfador de la cuina, just a sota d’on som, farà la resta.

La llàstima és que l’explosió s’endurà pel davant el Martínez, la Meritxell i tots els meus companys de sisè, els de segon i els quart que estan a tocar. El gimnàs i el pati de dalt.
Estimava ia Meritxell, sí. Però no sé si ho sabrà ningú. Per això ho deixo aquí escrit per si mai algú ho llegeix.


Mi amor secreto eres tú. Sé que estás aquí en la cena, y ¿qué mejor manera de decírtelo que mediante este escrito? Nunca voy a tener el valor de decírtelo a la cara, nos separan muchas cosas y sé que no sería buena idea. Pero quería que lo supieras. Que pienso en ti a menudo, que fantaseo con un futuro juntos, que siempre me has gustado, desde la primera vez que te vi. Me gustaría enamorarte de a poco, besarte, agarrarte la mano y caminar lentamente al dormitorio, desnudarte..

Seguro que todos habéis pensado ¿seré yo? Siento decir que no, lo anterior no iba dirigido a nadie. Pero ¿a qué os hubiera gustado? También a mí, esa es mi idea de un amor secreto.


Sé que m’estàs mirant.

Noto la carícia de la teva mirada, resseguint la pell.
Per això, avui, m’hi entretinc una mica més.


Ciberesperanzas

No entendía facebook. No comprendía el sentido de poner “me gusta” o “no me gusta” a cada foto que mis amigos subían. Así que solo me valía para enterarme de sus cumpleaños y poco más. Pero desde hace unos días abro facebook cada mañana justo cuando llego al ordenador del trabajo. Pero otra vez no he tenido ningún mensaje. Desilusión. Coloqué la aplicación Bang With Friends con la confianza que da mi atractivo natural (para quién no lo sepa -ahora hago publicidad- con esta aplicación indicas con quién de tu círculo de amistades te gustaría tener una aventura sexual y si esta persona tiene la misma aplicación y hace lo mismo, facebook os envía un mensaje a los dos dando el visto bueno como si de una vieja casamentera se tratase). Pero mi bandeja sigue sin mensajes, ahora más vacía que nunca. Eso sí, he ampliado mi cuota de amistades en facebook a números astronómicos.


En veure-la no vaig poder evitar imaginar-me el sabor dels seus llavis. El gust de la seva pell bruna, com de canella.

Serien els seus mugrons, que es marcaven a la samarreta, com un tast de maduixetes boscanes?

I aquest bé de Déu de pits uberosos. Es paladejarien igual de sucosos que unes peres ercolines?

De quines espècies m’ompliria la boca al llepar-li el sexe?

I tant m’ho imaginava que, amb la boca ensalivada i plena d’aromes plaents i gustosos, quasi tremolava.
Així doncs, omplint-me de valor, i decidit a treure’m aquest desig i aquestes ganes, aprofitant que era a dues passes de la plaça Sant Jaume, vaig girar cua i vaig entrar a can Conesa a fer un entrepà.


Mis compañeras insisten: Tienes que leer 50 sombras de grey. Y yo ¡ni loca! voy a perpetuar el estereotipo machista que representa. El paso del tiempo me ha hecho menos combativa pero no menos feminista y no voy a cambiar a Virginia Woolf por Erika Leonard ¡faltaría más!

Pero todos tenemos pecados que ocultar. Se llamaba … ¡que importa! y era el típico chulito de playa. Mucho gimnasio y poco cerebro. Machista hasta la médula, piropos de albañil. Pero que requetebueno que estaba. Sabía que le gustaba, pero mi militancia me impedía salir con él ¡Yo con ese energúmeno! Si tuve pensamientos impuros y tocamientos no es cuestión de decirlo aquí. Pero me mantuve fuerte y mis hormonas acabaron calmándose.

Ahora miro hacia atrás y con la sabiduría que da la edad pienso que no tendría tantos miramientos: un buen polvo está más allá de las idelogías.


Ell sabia que l’estimava, al igual que ella sabia que ell també l’estimava. Aquestes coses se saben, encara que moltes vegades es fa veure que no es veuen. Potser perquè també intueixes que per alguna de les dues bandes no hi la voluntat, la intenció, la determinació de fer parella. Com si l’amor no ho pogués tot, com si hi haguessin relacions que no valgués la pena començar perquè estan condemnades abans d’hora. Quina tonteria! Però només el pensament que ell ho pogués creure, ja era suficient perquè ella l’odiés (és posible sentir odi i amor a la vegada per la mateixa persona?). L’odiava per condemnar-la a viure sense ell, per no donar, a la seva relació, l’oportunitat d’existir. Clar que de vegades ella també pensava que tot era més senzill, que el problema només era que ell no l’estimava. Aquesta també era una opció. Tenia molts perdals al cap ella! I molta imaginació.

Sigues com sigues, hi va haver un parèntesis a la seva vida, un temps en què considerà la possibilitat real de robar-li un petó a traïció. Potser no el tindria al seu costat, però com a mínim volia degustar-lo ni que fos una vegada. Així que ordí un pla.

Era un pla senzill. Calia buscar el moment, propiciar unes circumstàncies i atrevir-se. A la teoria tot és molt més senzill que quan una passa a l’acció. Però ho tenia decidit. A més a més, n’estava segura que ell mai no li explicaria a ningú. Seria el seu secret, surtis la cosa com surtis.

Aquell dia es maquillà, s’encolonià i es posà els seus taxans ajustats. No pretenia encisar-lo, pretenia sentir-se guapa per així guanyar en coratge. Moltes vegades s’havia quedat a 2 cm de a seva boca. Només havia de reduir aquesta mínima distancia, clar que l’hauria de distreure d’alguna manera, perquè ella era ràpida de reflexes, però ell encara n’era més. A més a més, sabia que la conversa no podia entrar en terreny personal, era massa perillós, la possiblitat que ell digués alguna cosa que la ferís i li fés passar les ganes de besar-lo era elevadíssima i si no ho espatllava, la possibilitat que afegís algun comentari graciós per avergonyir-la encara era més alta que l’anterior.

“Parlar poc, actuar ràpid, presició en els moviments”. Pensava en tot això i no estava escoltant la seva xerrameca en absolut. Ell segur que se n’adonava i a més a més segur que també es fixava en què ella no deixava de mirar-li la boca. A la fi, es llançà, “ara o mai” es digué i s’acostà. Com era d’esDerar, ell s’apartà i l’escridassà abans que els seus llavis entressin en contacte:

-Què cony fas? M’intentes fer un petó???

-Sí – digué avergonyida. – i abaixà el cap.

I ell, com foll, se l’apropà i li féu un pató d’aquells que et deixen sense respiració.

El timbre de la porta els separà de cop. No es tornaren a dirigir la paraula fins passades dues hores ben bones.

-T’estimo

-Jo també.

Es l’únic que aconseguiren dir-se aquell dia.
I ara, després de tants anys junts, encara no es posen d’acord en qui dels dos va dir “t’estimo” i qui va dir “jo també”.


Partiendo de la base que tanto los amores secretos, como las aventuras abortadas por el peso del miedo a lo desconocido son difíciles de contar, creo que aún lo tengo peor si tengo que hacerlo de forma escrita.

Allá vosotros y vosotras si queréis escuchar este relato…malo donde los haya, pero lleno de emociones de la niñez.

Mi amor secreto fue el primer amor o por lo menos creo que fue así.
Corrían los años 70 del Cuéntame y yo lucía mis largas trenzas, chupaba piruletas y mascaba chicle “Bazoca”. Las clases de matemáticas se habían convertido en algo tan dulce como las chucherías. El profesor agarraba el borrador como si tuviera un objeto de tortura sexual (modo Cristian Grey y sus cincuenta sombras). Yo era muy bruta porque disfrutaba mucho cuando se lo tiraba algún compañero y volaba rozándole la cabeza ¡Qué habilidad con las ecuaciones! Siempre tenían la misma incógnita: ¿Se fijará alguna vez en mí? A veces, creía que sólo él y yo éramos capaces de solucionar la misma expresión matemática. Los conjuntos bailaban en mi cabeza buscando siempre la misma intersección. Qué tiempos aquellos en los que no importaba el tiempo y el verdadero amor se dibujaba en las paredes con tizas de colores. Nunca conté nada a nadie pero os puedo decir que casualmente, cuando me hice mayor y el profesor era un atractivo madurito, tuve la oportunidad de comer con él y confieso que el tiempo volvió a no contar y volví a ser una niña enamorada…o, no tan niña. (Lo que sucedió en el postre, forma parte de otro secreto)


Fue en una quedada parecida a ésta. No era una chica atractiva, pero sentí por dentro un fuego que me quemaba. Sentirse atraído por alguien bello es normal pero ¿no os ha pasado sentir una inexplicable química por alguien del montón? En esa ocasión no era química, era una reacción termonuclear. Eran todas las células de mi cuerpo pidiéndome guerra. La hubiera desnudado allí mismo y la hubiera poseído sobre la mesa, como en las películas. Si no fuera porque había mucha gente y otras circunstancias que no detallaré para no dar pistas. Nunca he vuelto a verla y no sé si el calentón fue cosa del momento o volvería a repetirse. Pero hace mucho que le perdí la pista y creo que nunca más coincidiremos. Ya lo decía Horacio ¡Carpe Diem!


NOCHE DE AGOSTO
Empezaba a caer la noche, así que encendí la luz de la cocina y eché un vistazo a Manolo, cómodamente repantigado en el sofá, antes de cerrar la puerta. Luego, me puse a fregar los platos de la cena moviéndome al ritmo de la salsa que sonaba en la radio. Era la única forma de acallar la ansiedad que me provocaba la voz ondulante y machacona del locutor que retransmitía el partido. No sé porqué, levanté la vista de la espuma que rodeaba el desagüe y miré por la ventana. Entonces cuando vi su delgada figura, de pie en el círculo de luz de la farola, espiando mi contoneo. Por unos segundos, quedé prendida sin remedio en sus ojos soñadores pero, justo cuando él levantó su mano con el dedo índice extendido y me atrajo silenciosamente, recordé de pronto que debajo del delantal no llevaba más que el sujetador y las bragas y me retiré de un salto, sofocando un grito. Recostada contra la encimera, intenté controlar los latidos de mi corazón. Bajé un poco el volumen de la radio para escuchar mejor y pude darme cuenta de que Manolo no se había enterado de nada al oír, mezclados con los del locutor, sus lamentos por una ocasión de gol perdida.
Con precaución, asomé la cabeza por la ventana: El ya no estaba. Antes de seguir fregando los platos, me puse una bata de estar por casa que tenía colgada detrás de la puerta de la cocina. Por si acaso. Pero no volví a verle. A pesar de que estuve todo el rato observando el paseo, buscándole con ojos inquietos. Tarde o temprano, todo llega y también llegó el momento de sacar la basura. Me quedé mirando la bolsa cerrada con aprensión, pero al final decidí que era absurdo temer algo. Solo tenía que salir al patio. En la urbanización el camión no pasaba más que dos días a la semana y mientras tanto los containers tenían que estar encerrados. Cosas de la normativa pública. De todas formas, antes de salir me aseguré de que no hubiera nadie por los alrededores, pero aún así no me sorprendí cuando oí su voz pastosa. Creo que, en el fondo, me hubiera sentido decepcionada si no lo hubiera encontrado allí.
-¡Hola! – susurró desde los matorrales del otro lado de la verja, apenas a un metro de mí.
Me volví hacia él y le sostuve la mirada-: ¡Hola! -respondí, desafiante, en un tono más bajo del que me hubiera creído capaz-
¿Qué quieres?
-¡Solo mirarte…! – contestó, avanzando hasta apoyarse con descuido en los mismos barrotes que nos separaban- ¡Me gusta tu boca ancha y jugosa! ¡Y tus pechos son como cántaros de leche…!
Como en mis días de colegiala, trate de disimular con una risita tonta el fuego que se despertaba en mi cuerpo al paso de su mirada.
– ¡Gracias! – contesté, fingiendo desenvoltura. Luego añadí con infantil perversión – ¡Tú tampoco estás nada mal…!
Él no entró al trapo de mi estúpido coqueteo y siguió mirándome fijamente con aquellos ojos como brasas-: ¡Enséñame las tetas! – suplicó bruscamente…
Yo no esperaba tanta pasión. Sobresaltada, empecé a recular hacía la escalera que subía al apartamento-: ¿Pero que dices? – contesté azarada, pero sin que la sonrisa se borrara de mi boca.
– ¡Vamos! ¡Hazlo! -dijo él, con aquella voz grave que me volvía loca- ¡Quítate el sujetador!
-¡Estás zumbao…! -respondí y dando media vuelta eché a correr hasta llegar a las escaleras. Pero, al llegar al rellano me volví, arrepentida. Él aún estaba apoyado en la verja, mirándome fijamente. Sus ojos me decían que era mala. No podía dejarle así… Lentamente, baje los tirantes de la bata y dejé deslizar la fina tela hasta mi cintura, mientras él, de un salto, trepaba por los travesanos de la verja para ver mejor. Sin quitar mis ojos de los suyos, solté los corchetes de la espalda y adelanté los brazos, inclinándome al mismo tiempo sobre la baranda hasta que el sujetador se deslizó hasta mis manos.
– iUmmmm! ¡Quítate más! -ordenó él. La sangre me latía en las sienes con un ritmo trepidante, pero de pronto me di cuenta de que sus pies buscaban apoyo para saltar la verja y el pánico se apoderó de mí.
– ¡Ni hablar! -exclamé aterrada y entré de un salto en casa, cerrando rápidamente la puerta con el cerrojo.
Con la ropa abrazada contra mi pecho jadeante, me recosté contra las baldosas frías de la cocina. De la sala seguía saliendo la voz machacona del locutor y en la radio sonaba una preciosa canción de amor…

Un comentario

  • elveidedalt julio 12, 2013en12:45 am

    Guai!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *