Varios autores. Nueva Dimensión 87.

octubre 19, 2012

Ediciones Dronte, 1977. 154 páginas.

Nueva Dimensión 87
Petición de ayuda

Este número de Nueva Dimensión tiene una serie de características curiosas, además de los siguientes relatos (obtenidos, como siempre, de aquí: Nueva Dimensión 87):

Babel II (Babel II, 1967), Christopher Anvil
Podemos Recordarlo Todo para Usted (We Can Remember It for You Wholesale, 1966), Philip K. Dick
Día Millón (Day Million, 1966), Frederik Pohl
Vuelvo (I am Returning, 1961), Ray Russell
El Continente Perdido (The Lost Continent, 1970). Norman Spinrad

En general interesantes, pero de una calidad tampoco excesiva. Lo curioso es el editorial. Una petición de ayuda por el robo de dinero de la distribuidora. La idea era una venta de libros numerados con cuyo beneficio enjuagar las pérdidas. No sé que resultado tuvo, pero la revista aguantó 60 números más. Entre las editoriales y la sección Se escribe la relación entre los lectores y el equipo editorial era bastante fluida, muy parecida a lo que estamos acostumbrados en estos tiempos de internet.

Otro detalle está en el cuento Podemos Recordarlo Todo para Usted, en el que se inspiró la película Desafío total. Estoy seguro que con la reimpresión de ejemplares cuando salió la película hubieran ganado suficiente para arreglar esos problemas económicos.

En la sección de opinión me encuentro con esta joya de Isaac Asimov sobre si a la ciencia ficción se le puede adjudicar el adjetivo escapista:

Nuestro escape consistía en tener que preocuparnos de los problemas y las condiciones de 1970 ya en 1930. Podéis llamar a esto escapismo si queréis, pero, personalmente, me siento terriblemente engañado.

Otra curiosidad se encuentra en el siguiente artículo. Al leer revistas antiguas siempre llama la atención cuando se menciona de pasada nombres que en ese momento son relativamente desconcoidos y luego se hacen famosos. Siempre recuerdo una crónica de un concierto en la revista Star en la que hablaban de Radio Futura, un grupo conocido en su casa a la hora de comer. Aquí nos encontramos lo siguiente:

Menos intelectual quizás va a ser The Star Wars, película de nueve millones de dólares sobre una banda juvenil que lucha contra los fascistas opresores de la galaxia. A su director, George Lucas, que hizo American Graffiti y la futurista THX 1138, le da igual que la consideren ciencia ficción o no. Su descripción es: «Les tiroteo con pistolas de rayos». «Una fantasía romántica aproximadamente tan seria como un spaghetti western. Una película de Espadas y Brujería». Steven Spielberg de Tiburón dirigirá Close Encounters of the Third Kind, de la que el productor, Julia Phillips, dice será «el Tiburón de las películas de ciencia ficción».

Aunque ninguna de estas películas llegara a realizarse, es seguro que habrá otras. «El cuarenta por ciento de los guiones que he visto en los últimos meses son de ciencia ficción», dice el director de Lo-gan’s, Michael Anderson. «Esto frente a la ausencia total del género hace dos años. Es el western del futuro. Eso es lo que creemos todos aquí».

No se podrían imaginar el revuelo que causarían esas dos películas.

Calificación: Bueno.


Extracto:[-]

Por supuesto, los norteamericanos actuales son menos capaces aún de reconstruir la tecnología norteamericana del siglo veinte que nosotros. Cuando llegamos a la terminal, una rampa cerrada y aislada herméticamente salió del edificio encajando en la compuerta neumática de nuestro avión. Milford Internacional era el aeropuerto de entrada del sector nordeste de los Estados Unidos; sin embargo, el mejor material que tenía era material africano anticuado. Milford mismo, una de las ciudades mayores de la Norteamérica moderna, resultaría una insignificancia comparada con ciudades como Brazzaville. Sí, no hay duda de que la ciencia y la tecnología africanas son hoy las más avanzadas del planeta, y quizás algún día lleguemos a edificar una civilización que pueda afirmar realmente que es la más perfecta que ha alcanzado el mundo, pero si imaginamos que hemos alcanzado ya tal nivel de civilización no hacemos sino engañarnos a nosotros mismos. La civilización norteamericana de la era espacial aún sigue siendo la máxima cima alcanzada por el hombre en su lucha por controlar su medio. El norteamericano del siglo veinte poseía un nivel de conocimientos científicos y de capacidad tecnológica que quizás tardemos aun otro siglo en alcanzar. Es una lástima que tuviese tan poca conciencia de sus relaciones con su medio y de sí mismo.

La rampa quedó encajada en la compuerta neumática del aparato y, tras una cierta confusión y algunos retrasos, desembarcamos directamente en una oficina aduanera de control, consistente en una sala de tamaño medio de color oscuro dividida por una hilera de unas doce cabinas. Los funcionarios de aduanas de las cabinas fueron muy corteses, apenas si miraron nuestros pasaportes y lograron tramitar la entrada de casi un centenar de pasajeros en menos de diez minutos. El gobierno norteamericano era justamente famoso por su voluntad de facilitar las cosas a los turistas africanos.

Después de la oficina aduanera de control había un pequeño auditorio en el que agentes aduaneros uniformados nos acomodaron con exquisita cortesía. Una joven pálida, delgada pero de hermosa figura, que vestía el uniforme azul de los aduaneros, entró en la sala detrás de nosotros y cruzó el pasillo central hasta un pequeño podium. Llevaba gafas atmosféricas ajustadas a la cara, pese a tener el aeropuerto aislamiento completo.

Nos hizo un pequeño discurso; creo que las palabras que pronunció figuran en las leyes norteamericanas de control turístico.

—Buenas tardes, señoras y señores, bienvenidos a los Estados Unidos de América. Esperamos que les resulte grata su estancia en nuestro país, y les rogamos que nos disculpen por robarles parte de su tiempo con el fin de recordarles ciertas normas que pueden asegurar que su estancia aquí sea segura y agradable.

Se llevó una mano a la nariz y extrajo dos pequeños cilindros trasparentes llenos de gasa gris.

—Estos son los filtros atmosféricos aprobados por el gobierno

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.