Lord Byron. El Corsario. Lara. El sitio de Corinto. Mazeppa.
Novela / abril 5, 2012

Espasa-Calpe, 1940, 1943, 1944, 1046, 1950, 1958, 1969, 1976. 144 páginas. Hay que leer a los clásicos, sobre todo porque se encuentran en todas partes y baratos. Nada había leído de Byron. Son novelas cortas (en esta edición, que originalmente debieron ser poemas), románticas, llenas de héroes y bandidos, sentimientos exarcebados y muchas exclamaciones. Según leo por ahí el corsario se vendió como rosquillas en la época. Pero, por desgracia, yo soy incapaz de verle la gracia. Tanto aspaviento en vez de conmoverme me resultaba aburrido. Lo tengo comprobado: no tengo alma romántica. Calificación: No es para mí. Un día, un libro (218/365) Extracto: “No te vayas, derviche; todavía tengo que preguntarte; siéntate y oye mis preguntas; yo lo mando: mis esclavos te traerán con qué satisfacer el hambre que padeces, pues no es justo que ayunes en medio de un banquete; pero luego que tu comida se concluya, prevente a responderme sin ocultar cosa alguna y con claridad. Yo no gusto de misterios.” Es inútil tratar de adivinar lo que pasa en el espíritu del derviche; sus miradas parecían dirigirse con inquietud sobre la corte reunida; manifiesta no gustar de los platos que le ofrecen, y todavía menos del…