Libro electrónico: Sí, no, depende.

noviembre 29, 2011

No ha eclosionado todavía el libro electrónico (se han vendido más dispositivos físicos -lectores- que libros) y ya está armada la polémica. Todo el mundo dice la suya y yo no quiero ser menos.

¿Polémica?

Tal y como escriben algunos parece que se estén formando escuadrones estilo farenheit 451 para eliminar los libros de papel (y a sus defensores). En realidad el libro electrónico es sólo otro formato para leer y ni siquiera obligatorio. Polemizar al respecto es como si cuando se empezó a poner entradas a la venta en internet se hubieran formado bandos: unos defendiendo el método tradicional, porque nada puede sustituir el calor humano de las largas filas, donde incluso pueden surgir amistades y romances, frente a los que piensan que es mucho más cómodo comprar las entradas desde casa evitando esperas. No pasó nada de eso; cada quien escoge la opción que más le gusta.

Lo mismo ocurre con el libro electrónico, es otra opción mas a elegir, y hasta donde me alcanza tener mas opciones nunca ha sido un problema. Que cada cual examine sus necesidades y escoja en consecuencia.

A continuación, mi opinión sobre qué elegir según el segmento al que pertenezcas.

Para las mayorías

He estado leyendo las estadísticas de lectura de este país y me he deprimido un poco, aunque no me he sorprendido. Por propia experiencia sé que cuando alguien te dice que le gusta leer lo que quiere decir es que se lee, como mucho, tres libros al año, todos ellos del anticanon (Follet, Coelho y demás superventas). Los españoles con hábitos de lectura leen según algunas encuestas una media de 4,7 libros y según otras sube hasta 8. Me he querido poner en el caso mejor y voy a suponer que hay un 80% de lectores que leen como máximo 10 libros al año. ¿Es útil el libro electrónico para este colectivo? No.

Ninguna de las ventajas del ebook se aplican aquí. No hace falta tener cien libros en el dispositivo, porque a menos de un libro por mes incluso en las vacaciones con llevar un solo libro basta. Suponiendo 70 años de lectura se acumularían 700 libros que si bien hacen bulto, no molestan mucho en una casa. Por contra el libro en papel tiene a su favor, en primer lugar, el romanticismo. Cansado estoy de escuchar lo bien que huelen los libros de papel, señal inequívoca de que te gusta más el libro de toda la vida y no sabes qué argumentos dar. La razón principal por la que el libro de papel es mejor es porque es prácticamente indestructible: lo puedes tirar al suelo, mojarlo, churruscarlo, doblarlo, matar bichos y no cargar sus baterías durante un mes. Todavía puedes seguir leyéndolo. Además en algunos casos están bien editados con un tipo de letra cuidado, márgenes adecuados y son agradables a la vista. Los libros electrónicos son uniformes, prácticamente todos tienen el mismo tipo de letra y no hay mucho juego para el diseño.

La gran masa de lectores debería seguir con el formato tradicional, aunque seguramente un 70% se cambiará al electrónico porque está de moda.

Para los ancianos, para los ansiosos, para los aislados, para los internacionales

Otros colectivos, sin embargo, estarán encantados con las ventajas del libro electrónico. El hábito de lectura disminuye drásticamente con la edad, pero hay gente mayor que lee y que agradecerán poder poner un tipo de letra grande y no dejarse la vista. Es posible que incluso la introducción del libro electrónico aumente el número de lectores.

Aunque pocos, hay personas que leen mucho, más de 30 libros al año. En estos casos siempre se acumula una gran cantidad de libros en casa, algo que siempre es un problema (y no digamos si leen los dos en la pareja). Tenerlos en un disco duro evita agobios. También el irse de vacaciones y no tener que llevar el cargamento de libros. Si el viaje dura 8 horas, ida y vuelta 16, puedes llevar 6 libros y un par más por si acaso. Más cómodo el lector.

Este verano estaba en Logroño y me quería comprar un libro de divulgación científica. Me fui a la mejor librería y cuando vi la oferta se me cayó el alma a los pies. Si esto pasa en una capital de provincia que no pasará en pueblos perdidos. Con el libro electrónico tienes la posibilidad de comprar lo que quieras (de momento lo que haya), bajártelo al dispositivo y empezar a leer.

Internet nos ha abierto una ventana al mundo. Ahora podemos conocer que escritores lo están petando al otro lado del charco. Pero no podemos comprar sus libros porque no están distribuidos aquí. Pero está el libro electrónico podemos comprarlo aunque se haya editado en la conchinchina por una editorial desconocida.

Para todos estos colectivos -y algunos más que ahora no se me ocurren- el libro electrónico es una decisión acertada. Aún así la mayoría lo combinará con el libro de papel seguramente por romanticismo.

Para las editoriales

De momento el mundo editorial no está haciendo nada bien las cosas; hay poca oferta, no es fácil adquirir los libros, tienen miedo a la piratería, el precio de un libro electrónico es superior a las ediciones en bolsillo…

Para una editorial el libro electrónico es el mejor invento del mundo. Desaparecen los problemas de distribución, no sólo los gastos, sino también el que sus libros no aparezcan en los mostradores porque tal como le llegan al librero los devuelve. No hay que descatalogar nada, siempre puedes tener tus libros disponibles y aunque los libros raros sólo los compren dos personas, si tienes un fondo de 1000 libros son 2000 ventas. Puedes tener un control al momento de las mismas y comprobar si tus campañas de marketing son eficaces. Ahorras gastos de impresión y almacenaje. Puedes vender en todo el mundo.

Si yo fuera una editorial regalaría libros electrónicos con 20 títulos de mi catálogo, e intentaría conseguir que todo el mundo olvidara el papel. Bajaría los precios de los libros a 3 euros, porque los compradores tienen un presupuesto y si por 20 euros se compran un libro, por 3 euros se comprarán 10. Evitaría la piratería mediante los precios bajos y la facilidad para la adquisición de los mismos (también inundaría los canales habituales con libros falsos, para que a la gente le resultara más cómodo no arriesgarse).

No creo que haya ninguna editorial que haga esto, pero que no se diga que no es porque no les han avisado.

Para los que vienen

Tengo una apuesta con mi amigo Mezkal. En cinco años los ordenadores de sobremesa desaparecerán de las casas y serán sustituidos por los tablets. Todo el mundo tendrá uno, que actuará como centro de ocio portátil, ventana a internet y… lector de libros electrónicos. Las futuras generaciones van a venir con un tablet debajo del brazo. Estudiarán con su tablet, navegarán con su tablet, leerán sus libros de texto en el tablet y también sus primeros libros de ficción. Éste es el futuro a corto plazo. Si fuera una editorial, ya me estaría poniendo las pilas.

17 comentarios

  • Cities: Walking noviembre 29, 2011en12:56 pm

    Estupendo análisis, me encanta esa apreciación tuya de que “seguramente un 70% se cambiará al electrónico porque está de moda”, ¡joojojojojoo, es tan acertada! Yo no digo no a libro electrónico, sobre todo si sirve para acceder a títulos que son difíciles de encontrar o descatalogados, eso sí, tengo un cierto fetish por lo material y prefiero la edición en papel, al igual que prefiero el disco de vinilo (y un single o un EP ya ni te cuento) a la descarga de un mp3.

    Por cierto, no era en absoluto consciente de los hábitos de lectura en España, pero después de leer la información que das, me pinchan y no sangro.

  • Palimp noviembre 29, 2011en1:14 pm

    🙂 Yo lo tengo claro: leeré en papel y en electrónico. Me gusta el libro de papel. Pero también me gustan las ventajas que me da el libro electrónico. Vamos, que se puede elegir y además puedes elegir las dos cosas.

    Sobre los hábitos de lectura:

    http://www.mcu.es/libro/MC/CentroDoc/Informes/HabitosLectura.html

    Destaco este archivo (de 2008):

    http://www.mcu.es/libro/docs/MC/CD/HABITOS_LECTURA_2008.pdf

    En el año 2008 aproximadamente un 59,1% de los entrevistados de 14 y más años leyó algún libro. La media de libros leídos por los mismos fue de 8,9 libros.

    Un 40,9% no leyó ningún libro.

    Los libros más leídos:

    24. El ocho Catherine Neville
    23. Memorias de una geisha Arthur Golden
    22. La sangre de los inocentes Julia Navarro
    21. La Biblia V.V.A.A.
    20. 100 años de soledad Gabriel García Márquez
    19. Un día de cólera Arturo Pérez Reverte
    18. El secreto Rhonda Byrne
    17. El Capitán Alatriste* Arturo Pérez Reverte
    16. La Biblia de barro Julia Navarro
    15. El último catón Matilde Asensi
    14. El perfume Patrick Süskind
    13. Don quijote de la mancha Miguel De Cervantes
    12. El señor de los anillos* J.R.R. Tolkien
    11. El médico Noah Gordon
    10. La bodega Noah Gordon
    9. Ángeles y demonios Dan Brown
    8. El juego del ángel Carlos Ruiz Zafón
    7. Harry Potter* J.K. Rowling
    6. El código Da Vinci Dan Brown
    5. La sombra del viento Carlos Ruiz Zafón
    4. Un mundo sin fin Ken Follett
    3. El niño con el pijama de rayas John Boyne
    2. La catedral del mar Ildefonso Falcones
    1. Los pilares de la tierra Ken Follett

    Cágate lorito.

  • Mon noviembre 30, 2011en1:02 am

    Hola.
    Un análisis interesante que ya hemos tenido alguna vez la oportunidad de debatir.
    Pienso que el concepto de ‘moda’ tiene un tinte peyorativo que no comparto del todo.
    Yo añadiría que el libro electrónico aporta nuevos modelos de negocio y ventajas que
    ni los propios usuarios podemos imaginar aún, que no son inviables en el modelo tradicional.
    También considero que ‘moda’ o no es un tema generacional que un par de décadas…

    Si como atinais los nacidos vendrán con un tablet bajo el brazo. Blanco y en botella,
    los nuevos lectores no contemplarán la alternativa del átomo ante el bit.

    Amazon, al que le doy cierta credibilidad y creatividad de concepción del negocio
    en este contexto digital, planteaba un futuro de modelos de negocio de tarifa plana
    por ejemplo para todo
    un fondo editorial solo pagando la novedad parecido al modelo que se gestiona
    en las películas en el acceso según el tiempo… cine, pago por visión y acceso
    en abierto.

    Otro modelo planteado sólo viable en digital es opciones de acceso a información
    premiu privilegiada
    capítulos especiales, finales alternativos, acceso a detalles y anotaciones del escritor
    editor, etc… el que quiere leer lee y el que es un friki tiene la opción de chutarse
    dosis extras.. Al estilo de extras y demás de series y películas en las entregas
    de dvd’s, etc.

    Cierto que parte de estos modelos sólo funcionan en los libros de los llamados
    BestSellers nos guste o no son los que justifican y la niña de los ojos
    al que aspira cualquier negocio editorial.
    Por otro lado los libros de culto también tiene opciones de en estos modelos.

    Pero al final no existe el problema… si las editoriales actuales no suben
    al tren; emprendedores y nuevos soñadores recogerán el téstigo.
    Algunos prefieren una muerte lenta y agónica y la mendicidad del estado a
    morir de pie o conseguir remodelizar su modelo de negocio.

    Un abrazo…

  • luis noviembre 30, 2011en9:37 am

    Cuando dices… “Pero está el libro electrónico podemos comprarlo aunque se haya editado en la conchinchina por una editorial desconocida” resulta ser un teorema que además de necesitar ser comprobado constantemente, no se cumple siempre. Se me ha dado el caso de que no una, ni dos, ni tampoco 5 veces en que me ha resultado más fácil comprar un libro en papel no distribuido aqui, a través de amazon que electrónico por barreras absurdas… como “no aceptamos VISA que no sean de nuestro pais”, “Su producto no está disponible en la zona autorizada por su cuenta”, “el software de lectura [nook en este caso] no está disponible en su país”… en fin…

    La verdad es que sigo sin ser muy amigo del libro electrónico, aunque no creo que vuelva a comprar un libro técnico/manual en otro formato, pero leerse manuales (supero los 30 anuales con mucha holgura) no creo que pueda considerarse “hábito de lectura”. La lectura la prefiero en papel y el electrónico una muy buena forma de consulta.

    Sobre la venta de aparatos es lo normal en una sociedad en la que buena parte tiene más dinero que tiempo y está bajo en influjo de la cultura del “tengo”. Antes se regalaba un libro que iba a la estantería y ahora un lector que va al maletín.

  • Frida noviembre 30, 2011en11:14 am

    Yo creo que es una opción interesante para los que nos gusta leer, pero creo que haría como tú y compartiría los dos formatos.

  • Palimp diciembre 2, 2011en4:34 pm

    @Mon, gracias por aportar tu visión, que comparto bastante. Lo de moda no es peyorativo, es más bien descriptivo. Ni soy inmune a la moda, ni ignoro las ventajas evolutivas de ‘seguir la moda’. Aunque elegir algo que no te da ningún beneficio sólo porque lo hace todo el mundo sigue sin ser una buena elección.

    @Luis, efectivamente todavía no es el caso, mientras las editoriales no se suban al carro de lo electrónico sigue siendo difícil comprar libros publicados en otras partes. Pero cuando ya no les quede más remedio y lo hagan, será una bendición.

    @Frida, claro, no son incompatibles, y los lectores de toda la vida seguiremos usando ambos.

  • herel diciembre 2, 2011en7:20 pm

    Yo me compré un lector de tinta electrónica a principios de este año tras bastante tiempo retrasando la decisión por la desconfianza de si respondería a mis espectativas, pero estoy bastante satisfecho.
    Para mí es perfecto, aunque por el momento sólo es bueno para novelas y textos de lectura lineal, no para libros de consulta que requieren la maniobrabilidad del papel.

  • Palimp diciembre 2, 2011en11:39 pm

    @herel, yo todavía no tengo ninguno, cuando bajen un poco más de precio me compraré alguno, y seguro que le saco provecho.

  • dsdmona diciembre 3, 2011en3:02 pm

    Soy una de las de la minoria que lee más de 30 libros al año (este llevo 69 y todavía me queda un mes para terminar), leo por disfrute, por pasión, por evasión… Desde abril de 2011 tengo un libro electrónico, ¿he dejado de leer en papel? la respuesta es no, es más ahora siempre leo como mínimo dos libros, uno en papel, en casa antes de dormir o en el sofá y otro, en el reader, para los viajes, mi trayecto diario en metro. Se terminaron las maletas llenas d libros por si acaso me lo termino, no me gusta etc… para mi es una comodidad aunque me continúa gustando mucho más el tacto del papel pero desde que leo reader mi espalda lo agradece mucho más.

    Interesante post Palimp

    D.

  • Palimp diciembre 6, 2011en11:27 am

    Gracias, yo aprovecho el tablet para leer por la noche -no tengo que encender la luz- y para leer libros ‘tochos’ que aunque los tenga en papel son incómodos de llevar.

  • ericz diciembre 6, 2011en3:24 pm

    Comparto mi experiencia. Tengo un Kindle común.

    La lectura -el acto de leer- es igual con papel y con tinta electrónica.
    El libro es claramente indestructible y resiste cualquier maltrato. El Kindle necesita más cuidado y cada vez que se golpea es un pequeño susto. Y si se rompe o se pierde, no se va un texto, se va el acceso a todos (este ítem pesa mucho en contra del aparato).
    El tema capacidad, peso, volumen no me afecta. Si tuviese más de siete días de vacaciones y viajase, seguro que sería a algún lugar con otras cosas para hacer; más de un par de libros irían sobrando.
    Leo mucho prestado, y los comprados o regalados si no son muy buenos de alguna manera salen de casa (regalo, trueque, donación). Tengo un par de bibliotecas nada más, ¿para qué guardar volúmenes que nadie va a abrir?
    La bendición del Kindle es la disponibilidad de los textos. Por ejemplo recién llega en estos días a Argentina Juego de tronos, que estoy leyendo desde hace rato, bajado gratis de la web (ilegalmente quizás, no me importa). Y para los existentes en ambos formatos, la diferencia de precio puede ser decisiva: unos cuantos pesos contra nada.

    En resumen prefiero el papel pero uso el Kindle con comodidad. Lo importante es el texto.

  • Palimp diciembre 7, 2011en4:12 pm

    @ericz, destaco tu última frase Lo importante es el texto, algo que parecen haber olvidado los defensores a ultranza del libro en papel.

  • Pepe diciembre 12, 2011en12:54 am

    Mi caso (y el de varios amigos): vivir en Japón y querer leer en español. No hay forma humana se adquirir el 98% de la literatura. Bendito ebook! Gracias a el puedo leer cualquier cosa de la literatura universal en mi idioma.

    Creo que mi caso es el mismo de un colectivo importante de lectores ubicados en países extranjeros.

    Saludos.

  • Palimp diciembre 14, 2011en11:04 pm

    Efectivamente, Pepe, y cuando cualquier editorial publique en electrónico, la cosa todavía será mejor.

  • germanor enero 28, 2012en5:12 pm

    Hace once meses compré un kindle y ya paso holgadamente de los cien libros leídos en él. Aparte de lal ventaja de poder ampliar el tamaño de la letra, que ya habéis comentado, algo a lo que doy gran valor es a los diccionarios añadidos, poder consultar el significado de una palabra sin tener que dejar el libro a coger un tocho que tienes en la estantería, y también a la posibilidad de anotar y subrayar en el mismo libro. Si es una moda, bienvenida sea en este caso.

  • Palimp enero 30, 2012en1:01 pm

    En su caso no es una moda, es un uso racional y adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *