Federico García Lorca. Yerma.

julio 8, 2009

RBA editores, 2008. 60 páginas.

Federico García Lorca, Obras completas
Esterilidad

Tragedia de sentimientos profundos, subterráneos. La esterilidad como símbolo de la falta de amor y de cariñoa, de la potencia del deseo. No se puede concebir sin pasión. Yerma lleva dos años buscando un hijo, pero nunca lo conseguirá de un marido al que no quiere.

En ésta y otras obras me recuerda mucho a Shakespeare. El talento de construir a partir de un argumento trivial una maetáfora del corazón humano. Lo dicen muchos, pero he tenido que verlo por mí mismo: menudo talento el de Shakespeare y Lorca. Teatro fieramente humano.

El sufrimiento en estas obras viene derivado de la sociedad cerrada y asfixiante en la que viven. En una sociedad más moderna no existiría drama. Una fecundación In Vitro o un divorcio a tiempo ahorraría sufrimientos.

Puedes leerlo aquí: Yerma, de Lorca


Extracto:[-]

VIEJA. Oye. ¿A ti te gusta tu marido?

YERMA . ¿Cómo?

VIEJA. ¿Qué si lo quieres? ¿Si deseas estar con él?…

YERMA. No sé.

VIEJA. ¿No tiemblas cuando se acerca a ti? ¿No te da así como un sueño cuando acerca sus labios? Dime.

YERMA. No. No lo he sentido nunca.

VIEJA. ¿Nunca? ¿Ni cuando has bailado?

YERMA. (Recordando.) Quizá… Una vez… Víctor…

VIEJA. Sigue .

YERMA. Me cogió de la cintura y no pude decirle nada porque no podía hablar. Otra vez, el mismo Víctor, teniendo yo catorce años (él era un zagalón), me cogió en sus brazos para saltar una acequia y me entró un temblor que me sonaron los dientes. Pero es que yo he sido vergonzosa.

VIEJA. ¿Y con tu marido?…

YERMA. Mi marido es otra cosa. Me lo dio mi padre y yo lo acepté. Con alegría. Ésta es la pura verdad. Pues el primer día que me puse novia con él ya pensé… en los hijos… Y me miraba en sus ojos. Sí, pero era para verme muy chica, muy manejable, como si yo misma fuera hija mía.

VIEJA. Todo lo contrario que yo. Quizá por eso no hayas parido a tiempo. Los hombres tienen que gustar, muchacha. Han de deshacernos las trenzas y darnos de beber agua en su misma boca. Así corre el mundo.

YERMA. El tuyo, que el mío, no. Yo pienso muchas cosas, muchas, y estoy segura que las cosas que pienso las ha de realizar mi hijo. Yo me entregué a mi marido por él, y me sigo entregando para ver si llega, pero nunca por divertirme.

VIEJA. ¡Y resulta que estás vacía!

YERMA. No, vacía no, porque me estoy llenando de odio. Dime, ¿tengo yo la culpa? ¿Es preciso buscar en el hombre el hombre nada más? Entonces, ¿qué vas a pensar cuando te deja en la cama con los ojos tristes mirando al techo y da media vuelta y se duerme? ¿He de quedarme pensando en él o en lo que puede salir relumbrando de mi pecho? Yo no sé, pero dímelo tú, por caridad. (Se arrodilla.)

VIEJA. ¡Ay qué flor abierta! ¡Qué criatura tan hermosa eres! Déjame. No me hagas hablar más. No quiero hablarte más. Son asuntos de honra y yo no quemo la honra de nadie. Tú sabrás. De todos modos, debías ser menos inocente.

YERMA. (Triste.) Las muchachas que se crían en el campo, como yo, tienen cerradas todas las puertas. Todo se vuelven medias palabras, gestos, porque todas estas cosas dicen que no se pueden saber. Y tú también, tú también te callas y te vas con aire de doctora, sabiéndolo todo, pero negándolo a la que se muere de sed.

VIEJA. A otra mujer serena yo le hablaría. A ti, no. Soy vieja y se lo que digo.

7 comentarios

  • Encarna julio 8, 2009en9:04 pm

    Es la mejor obra de Federico que he leído. El dolor y, la impotencia de no poder cambiar las cosas, me llegó mucho. Una obra llena de sufrimiento, sobre todo, por el qué dirán.
    Un saludo.
    Encarna

  • Novedades literarias julio 9, 2009en10:29 pm

    Pues no, no la he leído. De Lorca leí (y disfruté) Bodas de sangre y La casa de Bernarda Alba. Pero debería leer Yerma para completar su trilogía.

  • Palimp julio 13, 2009en11:45 am

    El ‘que dirán’ está presente en el sentimiento trágico de todas las obras de Lorca. Por desgracia, en muchos sitios sigue pesando mucho.

    Mariana, no debes dejar de leerla, con más razón si te gustó Bodas de sangre.

  • karuna julio 16, 2009en12:01 am

    Yo no he leído ninguna de las que mencionáis 🙁 pero seguro que pronto caen 😉

  • Palimp julio 17, 2009en12:35 pm

    Eso espero 🙂

  • paola agosto 10, 2009en1:18 am

    yerma es una obra tan hermosamente escrita que cualquiera que posea un sueño puede sentirse identificado, su hijo es una metafora que usa el autor para nombrar a un sueño…
    sin embargo tambien nos muestra los obstaculos, los muros a los que debemos enfrentarnos antes de lograr nuestros propositos personales…

  • Reyra noviembre 9, 2009en1:37 am

    En lo personal me gusta mucho la obra, nos habla de la verdad de las mujeres en cuanto a sus esquemas impuestos por la sociedad machista de pajas!! pero me hubiese gustado que fuese algo mas sexualmente activo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *