J.B. Priestley. La visita del Inspector.

octubre 1, 2008

Editorial Vicens Vives, 1996, 2000, 2003, 2005. 130 páginas.
Tit. Or. An Inspector Calls. Trad. José Luis López Muñoz.

J.B. Priestley, La visita del Inspector
La culpabilidad de la aristocracia

Muchas veces echo de menos un buen prólogo que me ayude a poner en contexto a un escritor desconocido. La edición de este libro es para la escuela, así que tiene una buena introducción donde se cuenta la vida de J.B. Priestley. Más interesante, lo confieso, que la propia obra. Un dramaturgo de éxito, despreciado por colegas más intelectuales, que nunca dejó de preocuparse por la igualdad social.

En casa de los Birling están de enhorabuena. Su hija se ha prometido con un joven de buena familia muy prometedor, Gerald Croft, y están celebrándolo. Pero aparece un inspector de policía que les informa del suicidio de una joven obrera. ¿Tendrá alguien de la familia algo que ver con el asunto?

El ataque a la aristocracia y su doble moral tienen algo de demagógico -y las circunstancias extraordinariamente casuales. Pero el desenlace salva la obra, la aligera del tono panfletario, y nos deja motivos para la reflexión. En la wikipedia en inglés hay un análisis de argumento y personajes: An Inspector Calls.

No me ha entusiasmado, pero me ha dejado con ganas de leer alguna otra cosa del autor.

No he encontrado el texto para descargar, pero si la versión en película de 1954:

An Inspector Calls (1954).avi

Escuchando: Flying Information. Rick Kershaw.


Extracto:[-]

GERALD. (Sonriendo.) No se me ocurriría ni por lo más remoto. De hecho, insisto en ser uno de la familia. Hace ya bastante tiempo que lo vengo intentando, ¿no es cierto? (Como SHEILA no responde, insiste.) ¿No contestas? Sabes que sí.

SRA. BlRLlNG. (Sonriendo.) Claro que lo sabe.

SHEILA. (Medio en serio, medio en broma.) Sí, excepto durante todo el verano pasado, en que no apareciste por aquí, y yo me preguntaba qué te podía pasar.

GERALD. Ya te lo he explicado. Tuve mucho trabajo en la fábrica.

SHEILA. (Con el mismo tono que antes.) Sí, eso es lo que tú dices.

SRA. BIRLING. Vamos, Sheila, no lo atormentes. Cuando estés casada te darás cuenta de que los hombres con muchas responsabilidades se ven obligados a emplear con frecuencia casi todo su tiempo y su energía en los negocios. Tendrás que acostumbrarte, como yo me he acostumbrado.

SHEILA. NO creo que me acostumbre. (Medio en broma, medio en serio, a GERALD.) Así que ten cuidado.
GERALD. SÍ, sí. Lo tendré, lo tendré.
(A ERIC se le escapa una risotada involuntaria.)
SHEILA. (Con severidad.) Explícame el chiste, porque no le
veo la gracia.

ERIC. YO tampoco, de verdad. De repente he sentido ganas de reírme.

SHEILA. Vaya tajada que tienes.

ERIC. NO es cierto.

SRA. BIRLING. ¡Sheila! ¡Qué manera de hablar es ésa! ¡Las
cosas que aprendéis las chicas de hoy! ERIC. Si crees que eso es lo mejor de su repertorio…

SHEILA. No seas estúpido, Eric.

SRA. BIRLING. Ya basta, vosotros dos. Arthur, ¿qué hay de ese famoso brindis tuyo?

BIRLING. SÍ, por supuesto. (Se aclara la garganta.) Bien, Gerald, sé que has estado de acuerdo en que la celebración consistiese sólo en esta pequeña fiesta familiar. Es una lástima que Sir George y… ummm… Lady Croft no hayan podido acompañarnos, pero como están en el extranjero era inevitable. Ya os he dicho que han enviado un telegrama muy cariñoso…, no podría serlo más. No siento que nuestra celebración sea tan en familia…

SRA. BIRLING. Mucho más agradable así, realmente.

GERALD. Estoy de acuerdo.

BIRLING. YO también, pero eso hace más difícil pronunciar unas palabras…

ERIC. (Sin demasiada rudeza.) Pues no las pronuncies. Bebemos a su salud y santas pascuas.

BIRLING. NO, eso tampoco. Ésta es una de las noches más felices de mi vida. Y espero que algún día, Eric, cuando tengas una hija, entiendas por qué. Gerald, voy a decirte con toda franqueza, y sin rodeos, que tu compromiso matrimonial con mi hija significa muchísimo para mí. Sheila te hará feliz y estoy seguro de que tú también sabrás hacerla feliz. Eres exactamente el yerno que siempre he deseado. Tu padre y yo somos rivales amistosos en los negocios desde hace algún tiempo, aunque Crofts Limitada sea más importante y antigua que Birling y Compañía, pero ahora nos has unido, y quizá podríamos contemplar un futuro en el que Crofts y Birling, en lugar de competir, trabajen juntos… para conseguir menores costos y precios más altos.

GERALD. ¡Muy bien, muy bien! Creo que mi padre estaría de acuerdo en eso.

SRA. BIRLING. Vamos, Arthur, no deberías hablar de negocios en una ocasión como ésta.

SHEILA. Opino lo mismo. No me parece nada bien.

BIRLING. ES cierto, estoy de acuerdo con vosotras. Sólo lo he mencionado de pasada.

5 comentarios

  • Mon octubre 2, 2008en1:33 pm

    Ah lo de poner los links a películas esta muy bien.

    Esta me la apunto para verla… Por lo que comentas parece que tenga puntos en comun con La hogera de las Vanidades ?

    Saludos.

  • Palimp octubre 5, 2008en9:51 pm

    Está en inglés sin subtítulos, eso sí.

    No, es más crítica social de la de antes 🙂

  • Alejandro junio 9, 2009en8:44 pm

    Hola
    Soy un aficionado de las pelis clasicas y de los años 40 y 50, he bajado esta peli, “An Inspector Calls” y veo que esta basada en un libro.
    Hay alguna posibilidad que se consigan los subtitulos de esta pelicula?
    Yo he logrado “hacer” algunos subtitulos y colocarlos en el sitio subdivx para compartirlos, pero me fue facil realizar algunos en italiano pero me cuesta el ingles, uds lo tienen, lo pueden traducir, anque sea en ingles y luego yo lo traduzco con google y un poco de suerte.
    Ya he bajado la peli y parece interesante.

    muchas gracias.
    Alejandro

  • Juliana agosto 15, 2011en12:06 am

    Hey! ]
    Estoy Planeando Hacer Esa Obra Con Mi Academia,,,Pero Dónde Puedo Conseguir El Libreto? Alejandro Si Quieres Te Lo Puedo Traducir 😉 Solo Avísame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *