Carmen Martín Gaite. La hermana pequeña.

octubre 12, 2007

Editorial Anagrama, 1999. 130 páginas.

Carmen Martín Gaite, La Hermana Pequeña
Salir del cascarón

No había leído ninguna obra de Martín Gaite y me llamó bastante la atención. Escrita en 1959 para ser interpretada por Lali Soldevila no llegó a representarse y la metió en un cajón hasta que Angel garcía Moreno la rescató cuarenta años después, estrenándola el 19 de enero de 1999, un año antes de la muerte de la autora.

Dos hermanas de diferentes madres han recorrido caminos distintos; la mayor se fue a Madrid para intentar ser actriz. La pequeña ha vivido en una pequeña ciudad de provincias con su madre. Cuando ésta muere decide ir a Madrid para vivir con su hermana. Pero conquistar la libertad no es una tarea fácil y tendrá que descubrirlo por ella misma.

Es difícil entender porque nunca llegó a representarse la obra; los años transcurridos la han tratado bien. Los personajes están bien definidos y la trama -muchas cosas hay que ganarlas con sufrimiento- tiene mucho que enseñar al patetismo de muchas series de televisión actual.

Me alegra pensar que Carmen Martín Gaite pudo verla representada antes de morir.

Escuchando: Batiscafo Katiuscas. Antonia Font.


Extracto:[-]

TONI: ¡Tardes, guapa! Son tardes. Creí que estabas dormida.
LAURA: Me he despertado hace un momento. ¿Cuánto tiempo llevas ahí?
TONl: Desde la una. He comido de bocadillo para no verle la cara a mi tía y aprovechar más el tiempo. No iba a entrar cuando vi que estabas durmiendo, pero como dices que no te molesto… No te habré despertado yo…
LAURA: Qué va, hombre. Al contrario. Cuando me despierto, me gusta oír ese run run que te traes. He dormido como un lirón. (Bosteza.) Oye, ¿qué hora es?
TONl: Son… (Mira el reloj.) ¡Uy, Dios, casi las seis! (Se levanta bruscamente y se pone a recoger los apuntes.) ¡Cómo se me ha pasado el tiempo!
LAURA: ¿Te vas?
TONl: Sí. Estoy citado a las seis con Isabel y enseguida tengo lo de la radio. (Transición. Con voz alegre.) Ah, por cierto, una buena noticia. Hablé con el que dirige el cuadro de actores y ahora les hace falta gente. No dejes de ir por allí. Ha dicho que te espera.
LAURA: (Sin entusiasmo.) Gracias, Toni. (Se despereza.) Ya veremos.
TONI: Nada de ya veremos. Lo de la radio lo pagan, ya lo sabes. Luego, bien mal que lo pasas por despreciar las cosas seguras.
LAURA: Tampoco lo paso tan mal. (Pequeña pausa.) Tú, ¿qué tal con el examen?
TONl: No sé. Regular. Me van a quedar unas dos lecciones por ver.
LAURA: ¿ES mañana?
TONl: Mañana, sí.
LAURA: Todavía tienes tiempo. A la noche ven también, si estudias aquí a gusto.
TONl: ¡Claro! El doble que en mi cuarto. Ya sabes que si no vengo más es por la tía.
LAURA: Pero a ella ¿qué le importa? Comprendo que fuera tu novia la que te lo dijera.
TONl: ¿Isabel? ¡Qué va! Pues no tiene pocas ganas de conocerte. Eso precisamente es lo que dice la tía, que las mujeres de ahora no tienen sangre en las venas.
LAURA: ¡Pero mira que le ha entrado manía! Que te dé un cuarto mejor, si no quiere que vengas aquí, y no aquel cuchitril con todos los ruidos y los olores de la cocina, casi sin ventilación.
TONl: Sí, Laura, pero tú, por Dios, no le vuelvas a decir nada. Siempre te estás olvidando de que me tiene gratis.
LAURA: ¡Qué me voy a olvidar! Eso es lo que me da más rabia, que abuse de que te tiene gratis.
TONl: Pero así puedo ir estudiando, mal o bien.

2 comentarios

  • Sandra octubre 12, 2007en6:04 pm

    Siendo Martin Gaite una de mis escritoras preferidas no habia oido hablar de esta obra hasta ahora. Prometo leerla lo antes posible, pero antes recomendar a todos mi favorita “Nubosidad variable”. Espero que os guste tanto como a mi.

  • Palimp octubre 13, 2007en12:48 pm

    Queda apuntada tu recomendación. Esta obra de teatro te gustará, y aunque encontrarla pueda ser difícil igual en la biblioteca de Logroño la tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *