William Shakespeare. Treball d’amor perdut.

marzo 29, 2006

Institut del teatre, 1984. Biblioteca teatral. 157 páginas.
Tit. Or. Love’s labour’s lost. Trad. Josep M. de Sagarra.
18 personajes. 9 hombres y 5 mujeres.

Shakespeare Treballs Amor Perdut
Juramentos de amor

Con esta obra cierro -de momento- el ciclo de Shakespeare en esta bitácora. Son 26 las obras reseñadas, de las que haré un índice cuando acabe el proyecto un día, un libro (que está a punto de acabar). La fui postergando porque, aunque me habían hablado bien de ella, vi el comienzo de esta película en un viaje en autobús y no me gustó nada.

Escrita en 1594 (una de las primeras obras de Shakespeare), comienza con el rey de Navarra y tres de sus cortesanos que se han comprometido por juramento a permanecer tres años estudiando llevando una vida monástica incluyendo… no tener contacto con ninguna mujer. Las cosas se pondrán difíciles para el cuarteto cuando llegue la princesa de Francia con su séquito para tratar temas de estado con el Rey. ¿Serán capaces de cumplir su juramento?

Tenía que haber hecho más caso al que me la recomendó que a la adaptación cinematográfica. El ingenio de Shakespeare en los diálogos de humor brilla como nunca. La estructura prefigura en algunos aspectos al de sus obras posteriores (como la representación de máscaras que también tendrá lugar en El sueño de una noche de San Juan, escrita al año siguiente).

Siempre me he preguntado si Shakespeare actuaba en las obras que escribía (parece que sí) y que papel era el que interpretaba. Lo imagino interpretando a los muchos clowns que inundan sus obras, o a aquellos criados o subalternos con un ingenio peculiar. ¿Por qué? Porque suelen ser unos papeles mucho más interesantes que los de los protagonistas; están dibujados con un cariño especial, y se llevan las mejores frases. Algo que ha entendido a la perfección Kenneth Branagh que en muchas de las adaptaciones al cine que ha interpretado ha elegido alguno de estos papeles.

Ver a Shakespeare interpretar alguna de sus obras, por desgracia, está totalmente fuera de nuestro alcance. Disfrutar de su talento como dramaturgo es, por el contrario, muy sencillo (en algunos casos incluso gratis). Les animo a hacerlo.

(Un día, un libro 352/365)
Escuchando: Muñeca rota. Ariel Rot.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *