Terry Pratchett. Hombres de armas.
Ci-Fi / febrero 11, 2006

Ed. DeBols!llo, 2005. Trad. Albert Solé. Tit. Original: Men at arms, 1993. 351 pág. Canción triste de Ankh-Morpork Con el reciente lanzamiento de Mascarada es apropiado traer otra reseña más del gran Pratchett. Este libro iba a prestármelo, en principio, mi amigo Mezcal, pero lo vi estas navidades en edición de bolsillo y, ¿que quieren? la carne es débil, y la mía este invierno lo ha sido bastante. Si los protagonistas de otros libros del Mundo Disco son hechiceros, equipajes mágicos, brujas e incluso la muerte, en este cambiamos de registro y serán los humildes policias de la ciudad de Ankh-Morpork los protagonistas. Pero ya saben que en la policia no existe la discriminación de minorías étnicas y para capturar al misterioso asesino -no afiliado al gremio- que anda suelto por las calles con una nueva y mortífera arma el capitán Vimes contará con la inestimable ayuda del cabo Zanahoria (técnicamente un enano), el agente Cuddy (un enano), el agente Detritus (un troll), la agente Angua (una mujer… la mayor parte del tiempo) y el cabo Nobbs (descalificado de la carrera evolutiva por hacer trampas). El caos está asegurado… y también la diversión. Quizá es por ser la primera vez…

Wenceslao Fernández Flórez. Las gafas del diablo.
Ensayo / febrero 10, 2006

Espasa Calpe col. Austral 1940, 1943, 1944, 1946 y 1952. 146 páginas. Derroche de ingenio De Wenceslao sólo había leído ‘El bosque animado’, una novela tan productiva que dos películas le deben su guión, la de 1987, dirigida por José Luis Cuerda y la de 2001, de animación, dirigida por Ángel de la Cruz y Manolo Gómez. La novela me gustó lo suficiente como para querer repetir, pero hasta hace poco no pude encontrar este libro de saldo en el -cómo no- mercado de San Antonio. El libro es una colección de artículos costumbristas, y empecé a leerlo con un poco de hastío. Nunca he sido amigo de recolecciones periodísticas y en el primer artículo el autor nos cuenta als vicisitudes que tuvo que pasar para cobrar un cheque, novedad del momento (casualidades de la vida, en esos momentos estaba cobrando yo uno). Recuerdo que pensé que como todo el libro fuera así, comentando peculiaridades de la vida de hace diez lustros, tostón a la vista. Menos mal -me consolé- que no tiene muchas páginas… La cosa cambió con el siguiente artículo, ‘Lances entre caballeros’ que empezó a arrancarme las primeras sonrisas. ‘Psicología de los banquetes’ puede leerse hoy en…

Connie Willis. El libro del día del juicio final.
Ci-Fi / febrero 9, 2006

Ed. B, 2005. 782 páginas. Tit. or. The Doomsday book. Trad. Rafael Marín Trechera. La peste negra Ya comenté en esta entrada que éste fue el primer libro que leí de Connie Willis. Como lo acaban de sacar en edición de bolsillo por un módico precio y era uno de los poco volúmenes que me faltan en la biblioteca de la autora me animé a comprarlo -y releerlo-. Al igual que en Por no mencionar al perro… nos encontramos en el departamento de Historia y Kivrin, una estudiante, ha pedido viajar en el tiempo para estudiar la época medieval… justo antes de la peste negra. Tras conseguir convencer a su tutor y prepararse adecuadamente, la envían al pasado. Pero entonces ocurre algo grave; el técnico encargado de la operación cae gravemente enfermo y no saben si Kivrin ha llegado correctamente. Pero lo peor todavía está por llegar: una epidemia de origen desconocido pondrá a toda la ciudad en cuarentena. Una de las principales bazas del libro es la alternancia entre la historia de Kivrin, la estudiante lanzada a un pasado que no es exactamente como lo esperaba encontrar, y los problemas de su tutor en una ciudad atacada por una…

William Shakespeare. Els dos cavallers de Verona.
Teatro / febrero 8, 2006

Institut del teatre, 1981. Biblioteca teatral. 159 páginas. Tit. Or. Two Gentlemen of Verona. Trad. Josep M. de Sagarra. 14 personajes. 11 hombres y 3 mujeres. Enfrentamientos amorosos Esta obra fue escrita en 1594, el mismo año que Romeo y Julieta y está considerada como una de las comedias menores de Shakespeare. Si la comparamos con una de las obras cumbres del teatro no cabe duda de que se merece el calificativo de ‘menor’, pero no teman; la obra se aguanta por si sola. Proteo y Valentín son los dos caballeros de Verona. Al comenzar la obra están discutiendo sobre el amor; Proteo está enamorado de Julia y Valentín le echa en cara lo que sufre por ello. Pero Valentín se va a Milán y se enamora perdidamente de Silvia, mientras que Proteo consigue, por fin, el amor de Julia. Proteo debe ir a Milán y, como es habitual en muchas comedias de Shakespeare, intercambia anillos con Julia. Al llegar a Milán se enamora perdidamente de Silvia. El drama está servido. El modo en que se resuelve el enredo y se restaura la calma entre las dos parejas es parecido al que utiliza el autor en El sueño de una…

José Cadalso. Cartas marruecas. Noches lúgubres.
Novela / febrero 7, 2006

Ediciones Cátedra, 1985. 349 páginas. Cuadros costumbristas Llevaba mucho tiempo este libro rondando por mis estanterías sin que me decidiera a abrirlo. José Cadalso (1741-1782), está considerado el precursor del romanticismo en España. Tuvo una vida interesante, cuyos comienzos fueron muy cosmopolitas: De familia de ricos comerciantes, por parte de su abuelo materno y de su mismo padre, nació José Cadalso y Vázquez en Cádiz, el 8 de octubre de 1741. La familia, sin embargo, procedía por línea paterna del señorío de Vizcaya, donde era tenida por noble. La madre murió, según confiesa el propio Cadalso, a consecuencia del parto, y el padre, ausente por negocios en América, iba a tardar casi trece años en conocer al niño. Tuvo que encargarse de su educación un tío jesuíta, el padre Mateo Vázquez, hombre de letras que llegó a ser rector del Colegio de jesuítas gaditano. Él fue quien envió al futuro escritor, ornado desde entonces con esta aureola europeizante, a estudiar a Francia, al Colegio de Luis el Grande, de París, también de jesuítas, famoso a mediados del siglo xviii por el nivel de sus estudios y la calidad de sus alumnos. Cuenta el mismo Cadalso en sus Apuntaciones autobiográficas, hasta…

Orson Scott Card. Un planeta llamado traición.
Ci-Fi / febrero 6, 2006

Ediciones B, 1996. 270 páginas. Tit. Or. A Planet Called Treason. Trad. Ángela Pérez. Viaje de iniciación Scott Card, considerado uno de los mejores escritores de ciencia ficción en activo, debe su fama a la saga de Ender, cuyo primer libro El juego de Ender es ya todo un clásico. Yo también fui, en su momento, uno de los seguidores de Scott Card y leí todo lo que se puso a mi alcance de este autor. Tanto leí que confieso que me empaché y hacía mucho tiempo que no leía nada suyo. Pero antes de Ender yo había leído un libro un tanto desconocido, pero que me dejó maravillado. Se trataba de Un planeta llamado traición. Uno de los libros que se quemó en el incendio de mi biblioteca y que ha sido el primero que me he leído en mi flamante libro electrónico. Traición es un planeta donde están exiliadas las familias de los pertenecientes a una rebelión. Es un planeta sin metales del que no se puede escapar. Para conseguir metales las familias deben ofrecer algo al mundo exterior. La familia de Lanik, provenientes de un genetista, tienen una modificación genética que les permite curar sus heridas y…

Anton Chejov. El loco y otros cuentos.
Cuentos / febrero 5, 2006

S.A: de Promoción y Ediciones, 1985. 282 páginas. Estampas rusas Ya me declaré en esta entrada admirador de Chejov. Como todos los clásicos, se encuentran en abundancia ediciones a bajo precio. La que acabo de comprar, con un papel que ya amarillea a pesar de no ser tan viejo tiene la ventaja de la tapa dura ‘imitación cuero’ que queda muy bien en la biblioteca. Los cuentos que recoge el volumen son: El loco Un crimen Campesinos El estudiante Maestra de escuela El beso El consejero secreto La cerilla sueca En el camino Ensueños No puedo darles información acerca de títulos originales o traductor, porque el libro no la contiene. Y no se extrañen si algún cuento no les suena; El loco es el que en la otra entrada se llamaba La sala número 6. También está repetido Un crimen que allí era Un asesinato. Destacables son Campesinos, retrato excepcional de la vida en el campo, con unos personajes que se pueden palpar y Maestra de escuela, exponente del genio de Chejov a la hora de hacer descripciones psicológicas. Inolvidable, en otro estilo, es La cerilla sueca, parodia en clave de humor de las novelas policiacas y verdadera obra maestra….

Alfredo de Hoces. Fuckowsky, memorias de un ingeniero.
Novela / febrero 4, 2006

Editorial YoEscribo.com. 142 páginas. Canto a la libertad Aunque algunos de ustedes no lo crean, Fuckowsky es todo un mito. Tampoco lo debían creer el resto de participantes de la web yoescribo.com cuando vieron que este libro arrasaba en las descargas y finalmente se proclamaba ganador del primer premio de Novela. El foro de la web anduvo calentito varios meses, y todo el mundo parecía acusar a Alfredo de hacer trampas. Como era informático seguro que sabía como trucar las descargas. Lo que esos acusicas no saben es que la web, hoy por hoy, todavía está dominada por los informáticos. Y como tal, refleja sus gustos. Hay más páginas dedicadas a la ciencia ficción que a la literatura general. Y hay más lectores de Fuckowsky que de Bukowsky. Los capítulos de este libro aparecieron primero en forma de blog. Blog desaparecido momentáneamente por motivos técnicos, espero que no sea por motivos editoriales (no lo es: pueden encontrarlo aquí). El ganar el premio de yoescribo.com le ha permitido aparecer en papel; estamos ante uno de los escasos afortunados que han conseguido transcender la virtualidad. Mi buen amigo Mezkal me sorprendió regalándome un ejemplar. Y es que, aunque los dos lo habíamos…

Lester del Rey. Nervios.
Ci-Fi / febrero 3, 2006

Ediciones Martínez Roca, 1980. 165 páginas. Tit. Or. nerves. Trad. Hernán Sabaté y Juan Salvador. Peligro atómico Aunque Lester del Rey es un autor que me gusta tenía este libro en la pila de pendientes desde hace tiempo. La causa: el texto de la contraportada relatico a una explosión en una central atómica no me motivaba demasiado. Pero no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague y finalmente decidí leerlo. En una central atómica han decidido poner en marcha un proceso experimental para producir un valioso isótopo, pero la mala fortuna ha querido que se produzca un desgraciado accidente. Si el equipo no actúa con suficiente rapidez la mitad del planeta podría quedar arrasada. Más que novela de ciencia ficción estamos ante un thriller tecnológico con algún elemento de fantasía. La idea de que un isótopo, por muy devastador que sea, pueda hacer explotar a medio planeta es de muy poca ciencia y de mucha ficción. A pesar del vertiginoso ritmo de los acontecimientos me aburrí soberanamente leyendo el libro y fue un verdadero descanso que se acabara. Un tostón. (Un día, un libro 298/365) Escuchando: Fracasos pequeños. javier de Torres.

Cordwainer Smith. En busca de tres mundos.
Ci-Fi / febrero 2, 2006

Edhasa, 1976. 164 páginas. Tit. Or. Quest of the three worlds. Trad. Pablo Capanna. Epopeya en el espacio Ya había leído otro libro del autor (comentado aquí), lo que me ha decidido a seguir leyendo su producción. Cordwainer tiene una forma muy peculiar de escribir, diferente a lo que la ciencia ficción me tiene acostumbrado. Y es curioso porque recoge los temas más clásicos del género y los arropa con un estilo particular que permite disfrutarlos como si fueran nuevos. Casher O’Neil busca venganza. Ha sido expulsado de su mundo por unos usurpadores y está decidido a recuperar el mando. Para ello quiere encontrar una poderosa arma que le permita regresar victorioso. Su búsqueda lo llevará por el planeta Gema, el planeta Tormenta y el planeta Arena, y encontrará más de lo que andaba buscando. En un libro que me acabo de leer he encontrado un comentario del azote de fascistas Carlo Frabetti en el que lo pone de vuelta y media. Que si reaccionario, que si meapilas… Bien, tiene razón. Smith puede ponerse al lado de Bradbury en dos cosas; en su particular estilo poético y en cierto tufillo conservador del tipo ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’. Smith, además,…