Arnold Wesker. Sopa de pollastre amb ordi.

enero 27, 2006

Institut del teatre, 1986. Biblioteca teatral. 102 páginas.
Tit. Or. Chicken soup with Barley. Trad. Manuel de Pedrolo.
10 personajes. 6 hombres y 4 mujeres.

SopaPollastreOrdi
Historia de la desilusión

Poca, poquita información hay en la red sobre Arnold Wesker. En castellano, quiero decir. Una breve semblanza en biografías y vidas y este estudio. También esta nota sobre la representación de la obra que aquí reseñamos. Aportaremos un pequeño granito más.

No es la primera vez que hablamos en estas páginas de los jóvenes airados. Comentamos la que quizá es la más famosa obra de John Osborne, y elogiamos al reciente premio Nobel Harold Pinter. Ya sólo nos falta John Arden para completar la colección. Algo encontraremos.

Sopa de pollo con cebada nos cuenta la historia de la desintegración de una familia con conciencia política. Forma parte, junto con Raices y Hablo de Jerusalén de una trilogía, pero a su vez está dividida en tres actos. El primero transcurre en 1936, el segundo en 1946 y el último en 1956. Como se dice en el prólogo, una trilogía dentro de una trilogía.

La obra nos cuenta la saga de la familia Kahn. En el primer acto, con la guerra civil española como telón de fondo, veremos como se preparan para participar en una gran manifestación obrera. En el segundo, es la guerra mundial la que está en el trasfondo. En el último, sin ningún conflicto a la vista, llega la época de la desilusión en la política.

El aspecto político de la obra está perfectamente equilibrado por la credibilidad de los personajes que la componen. No estamos ante una declaración de principios políticos disfrazada de obra de teatro, sino ante el drama de una familia cualquiera a la que los ideales políticos no han dejado muy bien parada. Pero el mensaje no es de desesperanza. Como dice la inolvidable Sarah Kahn, debemos preocuparnos por las cosas. Debemos preocuparnos, o, si no, moriremos.

Me ha gustado mucho más que ‘Con la rabia en el cuerpo’ y debe ser todo un lujo poder verla -o interpretarla-. Muy recomendable.

(Un día, un libro 291/365)
Escuchando: El amo de la baranda. Ell hombre gancho.

2 comentarios

  • Vailima enero 27, 2006en9:03 pm

    Palimp, cuando me toque la primitiva o el euromillón, produciré las obras que tú quieras.
    Nada… ya sabes que la amistad es lo más grande!
    pasad un buen fin de semana y recuerdos a la exmorena

  • Palimp enero 28, 2006en10:40 am

    ¡Ole las promotoras salerosas! ¡Y a triunfar en broadway!

    Igualmente: buen fin de semana tal y como recomiendas en tu blog y un abrazo a Tio Petros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *