[*] Pio Baroja. Las inquietudes de Shanti Andia.

Enero 16, 2006

Espasa Calpe, Colección Austral 206.
Decimosexta edición, 193. 269 páginas.

El descubrimiento de la aventura

Un libro de la famosa colección austral, en la que se editó de todo, y que puso la cultura a un precio más o menos asequible para mucha gente. Colección entrañable y antigua, porque aunque esta edición sea del 83, la primera era de 1941.

Pio Baroja es un escritor controvertido. La ‘intelligentsia’ literaria todavía no se ha puesto de acuerdo acerca de su calidad, y todavía está mal visto ser admirador de Baroja. Yo mismo fui uno de estos pedantuelos, y durante mucho tiempo me mantuve apartado de sus novelas. Hoy en día ya me he reconciliado con él (pese a las admoniciones de algunos amigos) y no puedo negar que disfruto de su lectura.

El estilo de Baroja es un estilo bronco, desabrido a veces, con escasas florituras verbales, sincopado, que muchas veces me recuerda a un Hemingway del siglo XIX, si tal híbrido pudiera darse. En ‘Las Inquietudes de Shanti Andia’, uno de sus libros más famosos, el estilo juega a su favor dando verosimilitud a la voz del protagonista, un marinero vasco que aprovecha el comienzo del libro para diculparse por su mal castellano.

El libro nos narra, saltando de aquí para allá, alguna de las peripecias del protagonista, desde su infancia cuando visitaron la cueva de la ‘Egan-suguia’, hasta su plácida madurez. El comienzo del libro y el título pueden dar la impresión de que el libro nos narrará las correrías de Shanti a lo largo y ancho del mundo; pero lo cierto es que antes de mediar el libro Shanti cederá la voz y el protagonismo a su tío Juan, que navegó en un barco negrero, estuvo preso en irlanda, y pasó mil y una aventuras.

¿Cuales son, pues, las inquietudes de Shanti Andia? La inquietud de la aventura que nunca llegó a realizar, quizá por no tener la sangre inquieta como su tío, quizá por no vivir ya en una época más salvaje, llena de posibilidades de aventura. Una gran melancolía acompaña los momentos de reflexión de Shanti y, aunque feliz, todavía necesita vagabundear algunas veces, escaparse, acercarse a la playa, y meditar que sí, se alegra que sus hijos no sean marinos pero, sin embargo…

Invito a descubrir o reconciliarse con Pío Baroja; la narración de las aventuras de los dos protagonistas nos dejará un poso de nostalgia en el alma.

(Un día, un libro 280/365)
Escuchando: You are the oscillator. Bent.

9 comentarios

  • Salva Enero 17, 2006en2:26 pm

    El año pasado leí El árbol de la ciencia y Zalacaín el aventurero, y no me arrepiento de ello. 😉

    Me apunto esta que comentas como próxima lectura Barojiana.

  • Palimp Enero 17, 2006en8:41 pm

    Espero que te guste 🙂

  • I hate shanti Junio 13, 2006en12:32 am

    c’est de la merde ton esti de livre calis

  • Palimp Junio 13, 2006en8:20 pm

    ¿Mande?

  • empi Enero 15, 2008en9:42 pm

    esto es algo que no comprendo para nada

  • empi Enero 15, 2008en9:43 pm

    gek wat voor lui is dit

  • Luis Murguía Mayo 29, 2009en7:09 pm

    Pío Baroja es, con todos sus defectos, el mejor novelista español del siglo XX,
    del mismo modo que Galdós es el mejor del XIX.
    Pío Baroja es mucho peor que Ernest Hemingway. Éste tuvo la sinceridad de confesar
    que baroja era su maestro.

  • Luis Murguía Mayo 29, 2009en7:24 pm

    Perdón. Me equivoqué. Quise decir que Pío Baroja es mucho mejor que Ernest Hemingway.
    Y Las inquietudes de Shanti Andía es una novela de aventuras mucho mejor que La isla
    del tesoro, de Robert Louis Stevenson.

  • Palimp Junio 2, 2009en11:51 am

    Los dos son grandes escritores, no creo que uno sea mucho mejor que otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *